Saltar al contenido

Oración a la Santísima Trinidad

La Oración a la Santísima Trinidad es una de las más importantes dentro del cristianismo. Ya que, la Santísima Trinidad es el dogma de la gran mayoría de iglesias cristianas en el mundo.

Cuando hablamos de la Santísima Trinidad, estamos haciendo referencia a Dios como unidad conformada por el Padre, el hijo y el Espíritu Santo. Motivo por el cual, a continuación, encontrarás las más poderosas y efectivas oraciones dedicadas a la santísima trinidad, para que solicites la gracia que con urgencia necesitas.

Tabla de contenidos

¿Qué es la Santísima Trinidad? Explicación Sencilla

La Santísima Trinidad es el dogma del cristianismo y es conocido como el dogma de la fe, el cual es un tanto difícil de comprender.

¿Qué es la Santísima Trinidad? Explicación Sencilla

En este sentido, podemos decir que la Santísima Trinidad es la representación de 3 personas totalmente distintas (Padre, Hijo y Espíritu Santo), que son el verdadero Dios de la humanidad.

En primer lugar, tenemos al “Padre” quien es el creador del cielo, de la tierra y de todo lo que habita en ella, incluyendo al ser humano.

Por otro lado, tenemos al “Hijo”, quien fue engendrado por el padre de manera eterna. El hijo fue encarnado para que cumpliera en la tierra su obra redentora y de esta manera, limpiar los pecados del mundo.

También tenemos al “Espíritu Santo”, quien procede del Padre, del hijo, y del amor que existe entre ellos. El Espíritu Santo se presenta en nuestras vidas para iluminarnos y ayudarnos gracias a sus dones a alcanzar la vida eterna.

🙏 Sugerencia: Si te gustaría saber cómo obtener los dones del Espíritu Santo y cómo influyen en nuestra vida cristiana y cotidiana. Entonces, te invitamos a leer nuestro artículo de la «Oración al Espíritu Santo«, donde encontrarás esta información junto con las mejores oraciones para dedicarlas al Espíritu de Dios.

Por esta razón, vemos que, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres personas totalmente distintas, pero relacionadas entre sí, conteniéndose una dentro de otra, porque su unión forma al Dios verdadero.

¿Por qué la Santísima Trinidad se considera un Misterio?

El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio de Dios, porque no sabemos a ciencia cierta quién es y por qué se dice que son 3 personas distintas quienes conforman al Dios verdadero.

Sin embargo, esto es algo que, aunque la razón humana no logra entender, la fe permite al menos comprender que Dios existe, que ha dejado huellas de su creación, que encarnó en el hijo y que envió al Espíritu Santo a Iluminar a la humanidad.

Esto quiere decir que Dios también se manifiesta a través del Hijo y del Espíritu Santo. Por eso, confesamos a un único Dios en tres personas (Trino).

En el catecismo de la iglesia católica vemos que se refieren al misterio de la santísima Trinidad afirmando que:

El Padre es lo mismo que es el Hijo, el Hijo lo mismo que es el Padre, el Padre y el Hijo lo mismo que el Espíritu Santo, es decir, un solo Dios por naturaleza.

¿Cómo se convirtió en el Dogma de la fe en la iglesia católica?

¿Cómo se convirtió en el Dogma de la fe en la iglesia católica?

Se sabe que en los primeros cristianos surgió el término de la “Trinidad”; es decir que, gracias a este término, se entiende que existe un único Dios conformado como una unidad por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Pero… ¿Por qué se habla de 3 personas diferentes? Pues porque el Hijo fue engendrado por el padre y el Espíritu Santo nace del amor que existe entre ambos.

Aunque en la biblia no aparece la palabra “Trinidad” haciendo referencia a Dios, lo cierto es que, en el concilio de Constantinopla (Año 381 D.C) se reconoció al Espíritu Santo y se aseguró que Dios se manifiesta a través de él.

Luego, durante el Concilio de Calcedonia (Año 451 D.C) se realizó de una manera más explícita la declaración realizada en el concilio de Constantinopla, ratificando que el origen del Espíritu Santo provenía de la relación amorosa entre el Padre y el Hijo (Relación amorosa entre ellos y hacia la humanidad).

¿Cuál es la Función de la Santísima Trinidad?

Recordemos que la Santísima Trinidad está conformada por 3 personas totalmente distintas, con funciones distintas, pero con la misma esencia de Dios.

El Padre tiene la función de “crear”, el Hijo tiene la función de “Salvar” y el Espíritu Santo tiene la función de “guiar, iluminar y consolar” a la humanidad.

¿Cuándo se celebra el día de la Santísima Trinidad?

Recuerda que el día de pentecostés se celebra la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles.

¿Qué se le Pide a la Santísima Trinidad?

¿Qué se le Pide a la Santísima Trinidad?

La Santísima Trinidad es el Dios Verdadero a quien puedes pedirle cualquier favor divino que con urgencia necesites.

Estas peticiones se realizan a través de la oración a la Santísima Trinidad, para que sean atendidas por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Puedes pedir en oración a la Santísima Trinidad por la sanación física, por el amor, para pedir protección, para que te ayude en casos difíciles y urgentes, y mucho más.

Himno a la Santísima Trinidad

El día de la Santísima Trinidad suele cantarse en la mayoría de iglesias católicas el siguiente himno de alabanza.

¡Dios mío, Trinidad a quien adoro!,
La Iglesia nos sumerge en tu misterio;
te confesamos y te bendecimos,
Señor Dios nuestro.

Como un río en el mar de tu grandeza,
el tiempo desemboca en hoy eterno,
lo pequeño se anega en lo infinito,
Señor, Dios nuestro.

Oh, Palabra del Padre, te escuchamos;
oh, Padre, mira el rostro de tu Verbo;
oh, Espíritu de amor, ven a nosotros;
Señor, Dios nuestro.

¡Dios mío, Trinidad a quien adoro!,
haced de nuestros almas vuestro cielo,
llevadnos al hogar donde tú habitas,
Señor, Dios nuestro.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu:
Fuente de gozo pleno y verdadero,
al Creador del cielo y de la tierra,
Señor, Dios nuestro.

Amén.

Principales Oraciones a la Santísima Trinidad

La oración a la Santísima Trinidad nos permite conectar directamente con Dios invocando al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Ellos siempre están para escucharnos y ayudarnos.

Por este motivo, debes saber que la oración a la Santísima Trinidad es muy poderosa y sobre todo efectiva, porque con ella podemos realizar peticiones desde el fondo de nuestra alma y corazón para que sean atendidas por el Dios altísimo.

Principales Oraciones a la Santísima Trinidad

Oración a la Santísima Trinidad Corta

Si estás en busca de una oración a la Santísima Trinidad Corta, a continuación, encontrarás una oración muy efectiva en la que se le pide a Dios que nos cubra con su preciosísima sangre y nos brinde su protección.

Padre tú que me has dado la vida, hijo que me cubres con tu sangre, y espíritu que me otorgas el libre albedrío que todos los seres creyentes tenemos, les pido que me cubran con su abrigo, que me den la luz que necesito y que pueda tomar el camino que me hace falta para seguir.

Santísima trinidad de Dios, cuídame y protege a mis seres amados, bendícenos cada día de lo que nos quede de vida hasta que tengamos la dicha de poder estar contigo y nos reciban con los brazos abiertos.

Por eso, mientras no estemos junto a ti, te pido que derrames la sangre bendita y purificada de Cristo y que no haya casos imposibles o complejos que nos puedan dañar.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad y las Tres Divinas Personas (Protección)

Con la poderosa oración a la Santísima Trinidad y las tres divinas personas, podemos pedirle al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo que nos proteja y nos libre de los enemigos.

Oración a la Santísima Trinidad y las Tres Divinas Personas (Protección)

El hijo me guíe, el padre me guarde, el espíritu santo conmigo ande (Menciona tu nombre aquí) con quien estás es con las tres divinas personas y con la santísima Trinidad.

Que con la gracia de la virgen sea bendecido, con su divino manto sea tapado, con la túnica del señor sea envuelto, que no sea herido, ni preso, ni muerto, ni atropelladlo.

Dios delante, yo detrás de él, Dios conmigo y yo con él. El gran poder de dios me valga la fortaleza de mi señor Jesucristo me acompañe, y la consagración de la santísima trinidad sea conmigo.

Jesucristo salvador del mundo, desecha las ideas de mis enemigos, desechadme de las sendas del mal y conducidme por la senda del bien con Dios Padre, con Dios Hijo y con Dios el Espíritu Santo.

Amén.

Oración de la Santísima Trinidad para la protección de los niños

Los niños son los seres más inocentes del mundo, pero muchos de ellos sufren a causa de la maldad de los adultos. Es por esta razón que, en la siguiente oración a la Santísima Trinidad, le pedimos que proteja a todos los niños del mundo, incluyendo a cada uno de nuestros hijos.

¡Oh Dios Padre! hoy te imploro a ti, también a tu Hijo Jesús he de rogarle, y al mismo tiempo al Espíritu Santo.

 Vengo en este momento a pedir especialmente, por la protección, guarda y amparo de todos los niños.

Ayúdalos, a que no les falte nada, ni amor, ni cobijo, ni alimento, ni quien les guíe en su camino.

Dios Padre Creador, te pido, sobre todo, por los que sufren, quienes se encuentran batallando. Por los que sienten mucho dolor en consecuencia de enfermedades que ponen en juego sus vidas.

Del mismo modo, te pido por quienes sufren a manos de quienes deben cuidarlos en la tierra.

Ángeles del cielo, suplico que les auxilien, guarden y protejan.

Jesús, te imploro que te acerques a cada uno, dándoles esperanza, compañía y aliento. Yo sé que sin duda responderás a esta suplica, por favor protege a todos los niños del mundo entero.

De la misma forma, te ruego por quienes crecen sin sus padres o sin uno de ellos.

Espíritu Santo, a ti te ruego que, por piedad, desciendas sobre sus cabezas y les llenes de luz, y de tu amor que se lleva en el alma.

Ruego sobre todo que, ningún niño derrame lágrimas de tristeza, ni de angustia o desasosiego.

Por lo tanto, ocurro, ante el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, para que la protección de la Santísima Trinidad, sea concedida para mis hijos.

En consecuencia, protégemelos, guárdamelos de todo mal en los momentos que yo no los acompañe o que les toque estar solos.

Que la poderosa Sangre de Cristo, los cubra, los ampare y los favorezca, librándolos de cualquier mal.

En consecuencia, pido por la salud de ellos, por su felicidad, energía, inteligencia, bondad y amor. Permíteme ser ejemplo, y que pueda transmitirles tus palabras para darles testimonio de tu grandeza.

Padre Santo, te pido que jamás les falte alimento, asimismo, que nadie les haga daño, que la Santa Virgen los cubra con su manto.

Con todo mi corazón en este momento imploro, que escuches mis súplicas.

Trinidad santa un Solo Dios, te pido que bendigas a mis hijos otorgándoles un corazón lleno de sabiduría y nobleza que solo deriva de tu amor.

Gracias Santísima Trinidad, porque sé que me escuchas, cada vez que de rodillas vengo a pedir, por mis hijos y los del mundo.

 Te pido que crezcan en amor, Santísima Trinidad, de esta forma te los encomiendo siempre.

Bendícelos. Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para casos difíciles y urgentes

Muchas veces no sabemos qué hacer en caso de tener una situación difícil, es por ello que, podemos acudir en oración a la Santísima Trinidad,  porque es nuestro refugio, nuestro consuelo y nuestra guía en situaciones desesperadas.

Oración a la Santísima Trinidad para casos difíciles y urgentes

Santísima Trinidad, Dios Trino y Uno, Padre, Hijo y Espíritu Santo, principio y fin nuestro, postrado delante de Ti te rindo homenaje: ¡Bendita y alabada sea la Santísima Trinidad!; a Ti, Trinidad Santísima sea todo honor, gloria y alabanza por toda la eternidad, de todo corazón creo en Ti y tu fiel devoto deseo ser.

Yo (Menciona tu nombre) acudo a Ti con entera confianza, para pedirte me vea siempre libre del mal, así como de todas las adversidades y peligros, y en mis necesidades, te ruego, me otorgues tu favor.

Padre del Cielo, Jesús Buen Pastor, Espíritu Santo, te suplico que, por la intercesión y merecimiento de la Santísima Virgen María, me des tu ayuda, tu guía y protección en todos los asuntos y preocupaciones de mi vida.

Gloria a Ti Dios Padre, fuente de bondad y eterna sabiduría, de ti procede la vida, de ti nos viene el amor, haz que todo momento obre con rectitud y prudencia para gozar de los bienes y consuelos que me envías; acuérdate que soy tu hijo(a), apiádate de mis padecimientos, de mis necesidades y concédeme asistencia en esta difícil situación:

(Cuéntale a la Santísima Trinidad tu problema y realiza la petición divina que con urgencia necesitas).

Gracias Padre misericordioso por estar ahí. Gloria a Ti Dios Hijo del Padre Celestial en cuyo Sagrado Corazón mi alma encuentra refugio, enséñame a imitar fielmente tu vida y tus virtudes, dame firmeza y constancia para cumplir tus enseñanzas y haz que practique más a menudo obras de caridad.

No me abandones en las luchas diarias, líbrame de los lazos que me tienda el enemigo, aléjame y protégeme de toda adversidad que me perturbe y concédeme tu milagrosa ayuda en este problema que hoy me aqueja y no me deja tranquilo(a):

(Cuéntale a la Santísima Trinidad tu problema y realiza la petición divina que con urgencia necesitas).

Gracias mi buen Jesús por estar a mi lado en los momentos de desesperanza y angustia. Gloria a Ti Espíritu Santo, claridad que todo lo ilumina, y que eres el gozo, la armonía y la alegría de la creación, haz que sea siempre dócil a tus divinas inspiraciones, dame paz, dame auxilio en mis carencias y problemas, y concédeme tu ayuda para que pueda alcanzar lo que en estos momentos tanta falta me hace:

(Cuéntale a la Santísima Trinidad tu problema y realiza la petición divina que con urgencia necesitas).

Gracias Espíritu Divino de Amor por auxiliarme cuando todo está oscuro y necesito Luz.

Madre y Reina mía, Señora de los Cielos, Tú que estás tan cerca de la Santísima Trinidad, ruega por mí y mis actuales problemas y carencias, sé Tú mi abogada y media para que mi suplica sea atendida, haz que obtenga el milagro que tanto preciso en mi vida.

Gracias mi amada Madre, bendita Virgen María, por tan ser comprensiva y atender siempre nuestras demandas.

Divina Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, concédeme tu clemencia, concédeme tu bondad

y dame pronta solución en mis tristezas y angustias.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para realizar Peticiones

La oración a la Santísima Trinidad para realizar peticiones, puede ser utilizada por los fieles cristianos que necesitan pedir algún favor especial al Dios todopoderoso.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Santísima Trinidad, principio y fin nuestro, mi fortaleza y mi amparo y mi divino auxilio, que vive en mi corazón, está presente en mi alma y envuelve todo mi ser.

Bendita Santísima trinidad, merecedor de toda honra, gloria y alabanza, creo en Tu poder, Dios Padre, Dios hijo y Dios espíritu Santo.

Confío ciegamente en tus dones y espero en Ti. Mi esperanza y caridad la deposito en tus manos, ayúdame aumentar mi fe y cada día con tu amor ser una mejor persona y despertar lleno de ánimo e ilusión.

Bendito Dios, eres la fuente de donde brota amor y la vida, que nos creaste conforme a tu imagen y semejanza, y que por amor a nosotros has enviado a Dios Hijo para que con su vida nos redimiera y salvara del pecado, yo… (Menciona tu nombre).

Te entrego y consagro todo lo que habita en mi ser y muy arrepentido te pido que me perdones por todos los errores y pecados que he cometido hasta hoy, los cuales me separan de Ti.

Santísima Trinidad, te suplico que tengas misericordia de mí, y me des tu auxilio, para que mi alma se llene de serenidad, transfórmame en una persona paciente, compresiva, humilde y revestido de tu bondad.

Bendito Espíritu Santo, fuente de todo consuelo, te pido que enriquezcas mi alma con la abundancia de tus dones.

Eres mi esperanza y escudo en mis batallas, eres mi fortaleza en las adversidades y en las angustias.

Por tal motivo, vengo de rodillas ante Ti a pedirte que por favor me tiendas tu mano y me ayudes e interceder por mí ante Dios Padre para recibir su pronta ayuda.

Santo Espíritu Celeste, renueva mis fuerzas y aumenta mi valor para continuar con esta batalla que enfrento, por favor inclina tu oído hacia mis suplicas y concédeme lo que deseo y te pido en este día.

Por favor encienda en mi corazón el amor de Dios que iluminas los corazones de tus fieles seguidores. Por tu Amor, Poder y Misericordia te pido que me libre de toda adversidad, y que nada turbe mi paz ni me haga sufrir.

Santísima Trinidad, acudo con entera confianza a Ti, y con toda la fe de mi alma, para que alivies las penas que me causan un gran sufrimiento, por favor sana las heridas de mi corazón y derrama sobre mí tu misericordia para que con ella me ayudes a obtener lo que necesito con tanta urgencia:

(Menciónale aquí a la Santísima Trinidad lo que necesitas y pide su gloriosa ayuda).

Dios Padre, gracias porque escuchas mis ruegos, por Tu amor infinito, y por la seguridad que tu amor me brinda, que me cobija y me trae consuelo.

Te suplico me ayudes Santísima Trinidad, te lo pido por la intercesión y merecimiento de la Santísima Virgen María, Madre de Jesús y madre nuestra.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para Pedir un Favor con Urgencia

Como hemos mencionado anteriormente, la Santísima Trinidad atiene nuestras súplicas y necesidades sin importar cuáles sean.

Es por ello que, a continuación, encontrarás una oración a la Santísima Trinidad, ideal para realizar cualquier petición.

Oración a la Santísima Trinidad para el Amor

Hoy vengo a Ti Dios Padre, vengo a Ti Dios Hijo, vengo a Ti Dios Espíritu Santo; representados en la Santísima Trinidad, para alabarte y rendirme ante vuestra majestad.

Además, quiero que mires en el fondo de mi corazón, de donde nace mi amor y mi fe hacia Ti. Y en donde se guardan mis alegrías y mis penas.

Hoy vengo a pedirte por esta gran necesidad (Menciona la necesidad divina que con urgencia necesitas).

Santísima Trinidad, acudo a Ti con toda mi fe, para pedirte este favor que aflige mi corazón y mi vida.

Te pido Dios trino, que por el amor que me profesas, tengas piedad de mí, y me des el consuelo a mi dolor, me permitas ver la luz en medio de la oscuridad y sentir el poder de tu majestad actuando en mi vida, aunque no lo merezca.

Yo te alabo Dios mío, porque tú eres el poder y la gloria, tú eres la luz del mundo y sin ti nada ha sido ni será.

Me postro ante Ti Santísima Trinidad, humildemente, para que me des tu bendición, para que esa bendición abarque todo en mi vida, me renueve, me llene de fe, de gozo y de esperanza.

Para que tu bendición, me libere de mis angustias, sane mis culpas, mis enfermedades y mis carencias.

Y en especial, para que me concedas este favor que te pido con todo mi corazón (Menciona la necesidad divina que con urgencia necesitas).

Trinidad Divina, ilumina mi camino en este día, condúceme hacia las soluciones, la seguridad y la prosperidad.

Toma el control de mi vida, no me dejes apartarme de Ti, cúbreme con tu manto sagrado y hazme invisible ante el enemigo, la enfermedad y los accidentes.

Creo en Ti Santísima Trinidad, que gobiernas los cielos y la tierra. Pongo esta petición y todas mis necesidades en tus benditas manos, porque toda mi confianza está puesta en Ti, y porque conozco la grandeza de tu amor y de tu misericordia por todos los hombres.

Bendito Seas, Dios Uno. Te pido que tu Espíritu Santo se apodere de mi espíritu, para vivir en el gozo de tu presencia y de tu fuego sagrado que todo lo purifica, y que me da la fuerza de voluntad y la sabiduría para actuar de acuerdo con tu voluntad.

Padre, Hijo y Espíritu Santo, ruego por su protección y su asistencia en esta necesidad.

Aleja de mí a toda persona, cosa o situación que quiera causarme daño. Que los enemigos no puedan acercarse al sentir tu presencia en mí.

Sé Tú mi guía, mi escudo y mi luz, en mi camino espiritual y mundano.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para la Salud y Prosperidad

Si tenemos salud podemos seguir trabajando para lograr nuestros sueños. Pero también, podemos pedirle a la Santísima Trinidad, que nos permita atraer prosperidad a nuestra vida y que nos regale mucha salud para seguir luchando diariamente por conseguir nuestros sueños.

Santísima Trinidad, gloria, poder y santidad eternos, a quién más pudiera yo recurrir mediante esta súplica si no es a quien todo lo puede, todo lo sabe y todo lo ve; desde este mundo, desde mi humanidad limitada y abatida te ruego Santísima Trinidad que me concedas los bienes que siempre anhelamos, salud, armonía, prosperidad y la gracia de siempre poder contar con tus favores.

Conserva en mí esos bienes que a ti pido, bienes que sólo un ser de tal origen puede otorgar, ante ti no hay ser meritorio, solo seres mortales, imperfectos y débiles.

Gracias Santísima Trinidad, gracias eterna bondad, para invocarte regálame humildad, responde con prontitud y siempre acepta mi gratitud, Así sea.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para el Amor

Las relaciones amorosas son muy complicadas, y en ocasiones algunas de las partes pueden dejarse llevar por la tentación.

Es por ello que, si el amor entre ambos es verdadero, Dios te ayudará a sanar las heridas que existan, a recuperar la confianza y hará florecer ese hermoso sentimiento. Para ello, solo debes decir con mucha fe la siguiente oración a la Santísima Trinidad para el amor.

Oración a la Santísima Trinidad para el Amor

¡Oh gloriosa y poderosa santísima trinidad! Tú que eres adorada, que desde el cielo fuiste enviada con poder y gloria para glorificarte sobre todos nosotros, hoy vengo ante ti a decirte que tengo mi corazón humillado delante de tu presencia con la única intención de pedirte que bendigas el amor que tengo por: (Menciona el nombre del amor de tu vida) y que no permitas que él me abandone; haz que este amor crezca cada día más.

Bienaventurada eres, hoy quiero ofrecerte mi más sincero amor y pedirte que protejas el amor que existe entre (Nombre del amor de tu vida) y yo (Menciona tu nombre), que alejes todo mal que pueda acercarse, no permitas que ninguna persona extraña se acerque a querer dañar este lindo amor que sentimos, no dejes por ningún motivo que nuestra relación sea estropeada, coloco todo en tus manos.

Permite a través de esta oración a la santísima trinidad que podamos formar una linda familia, procrear hijos, tener una relación estable donde el amor a Dios y la devoción por la santísima trinidad sean la prioridad, que nunca estemos en contienda y que nadie quiera entorpecer lo que hoy sentimos, te pido que me ayudes en todo lo que te pido santísima trinidad, yo sé que tienes el poder para hacer eso y más aun de lo que hoy te pido.

También te pido que traigas de vuelta a ese hombre que ha sido tan amoroso y que hoy se está enfriando, tal vez por su trabajo o por los problemas, santísima trinidad toma el control y permite que regrese renovado, que pueda besarme y abrazarme y decirme lo mucho que ama, que sea respetuoso, que podamos tener una conversación amable y sin discusiones, y que nuestro día a día se convierta en bendiciones para que así podamos tener paz.

Santísima trinidad, tú eres poderosa y sabemos que tienes potestad sobre el poder para conceder las peticiones que hoy te hacemos. Te adoramos y sabemos que puedes concedernos lo que te estamos pidiendo por tu bondad y amor que nos das a diario y que el padre nos enseñó, gracias te damos porque este milagro ya está hecho.

Bendito padre celestial tú eres el rey de reyes y señor de señores, sin ti en esta tierra los hombres no somos nada, es por ti que andamos, vemos, respiramos, sentimos, y a ti te rendimos todo honor, alabanza y gloria por siempre; tú eres nuestro amor eterno, nuestro consuelo en la tribulación y la tormenta, por ti podemos tener la oportunidad de vivir plenamente, de poder tener una vida conforme a tu voluntad.

Por eso, Santísima Trinidad, te pido desde el fondo de mi corazón que me ayudes a mantener vivo el amor que sentimos (Nombre de la persona) y yo (Tu nombre), para que bajo tu bendición podamos ser felices viviendo bajo tus leyes divinas.

Que así sea, amén.

Oración a la Santísima Trinidad para lograr un embarazo

Para nadie es un secreto que muchas parejas, aunque desean, no pueden tener hijos. Por eso, es importante que unidos como pareja, acudan en oración a la Santísima Trinidad, sean fieles creyentes de su poder y soliciten al Dios omnipotente que les brinde la oportunidad de ser padres.

Recuerda que Dios todo lo puede, si realizan la siguiente oración con mucha fe, puede que el milagro de ser padres suceda cuando menos lo esperen.

Poder supremo en lo alto de los cielos, adorable y eterna Santísima Trinidad, suplico hoy por un favor trascendental en estos momentos en donde todo parece ser perfecto pero no lo es, ruego, aunque sin mérito alguno, para pedir se me conceda la gracia  de experimentar y llevar dentro de mi vientre el soplo divino de la vida, pido el regalo que tanto anhelamos de un embarazo por el cual tenemos un inmenso deseo y una gran esperanza, acudo con fe a tu poder sabiendo que para su santidad no hay imposibles.

Acudimos a tu santo poder y gloria sobre todas las cosas, concédenos ese gran sueño de lograr ser padres y experimentar la alegría de sentir y ver brotar desde mi vientre, el amor de un ser humano que llega al mundo, cumpliendo nuestra misión de ser procreadores y contribuir con la obra de multiplicar tus hijos para gloria tuya Señor.

Bendice nuestros cuerpos y nuestro ser, prepáralos biológicamente para propiciar y dar la bienvenida a la nueva vida, despierta y dispón la maternidad y paternidad, ponemos en tu mano poderosa nuestra ilusión y nuestra esperanza de ver con prontitud cumplirse nuestra plegaria y con ella contribuir a la obra divina de dar fruto y multiplicar tu creación, alegrando nuestras vidas y glorificando al Creador.

Gracias oh Santísima Trinidad por acoger nuestro deseo y nuestro sueño de abrazar la vida, por lograr el milagro de ver posible lo humanamente imposible, concédenos un corazón de padres con sabiduría y dedicación, ofreciendo todos los días la alegría y el sacrificio de tener en nuestras manos la gran responsabilidad de guiar y cuidar a nuestro tan anhelado bebé.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para el Dinero

La oración a la Santísima Trinidad para el dinero es una plegaria perfecta cuando de pedirle al Dios omnipotente que te ayude a llevar una vida próspera donde no falte el dinero, pero que tampoco falte su amor, su amparo y sobre todo, su consuelo.

Oración a la Santísima Trinidad para el Dinero

Padre omnipotente, te doy gracias y alabanza por haberme dado a conocer la gloria de tu eterna Trinidad, y por estar atento a mis adversidades.

Te bendigo y te ruego hagas llegar a mí tu santa Providencia, dame ayuda en mi fragilidad.

Sabiduría del Hijo, mi Señor Jesús, endereza todos mis pensamientos y haz sabías mis palabras, hoy y siempre. Tú que eres fuente eterna de amor y bondad infinita, dame auxilio en mis carencias, dame esperanza para continuar.

Amor del Espíritu Santo, ilumina mis caminos, no me dejes sin tu paz y amparo, haz que en mi vida haya mucha prosperidad, que el dinero no falte para cubrir las necesidades básicas y que siempre exista bienestar.

Dios único y omnipotente, concédeme siempre tus sublimes consuelos.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para causas difíciles en el trabajo

Muchas veces podemos tener discusiones, roces o cualquier situación difícil en el trabajo. No obstante, es en estos momentos cuando más debemos recordar a Dios y pedirle que te ayude a mantener la paciencia y la calma para sobrellevar esta situación de la mejor manera, porque lo que menos queremos es perder nuestro empleo, ese que nos permite llevar alimento a casa.

Del mismo modo, en la siguiente oración a la Santísima Trinidad, pedimos por todas aquellas personas que hoy en día no tiene trabajo, para que el Señor les ayude a encontrar prontamente un empleo digno.

¡Oh Padre mío!, hoy vengo a pedirte, humildemente tu socorro. Pues me siento muy agobiado, son muchas las preocupaciones que me asaltan, sobre todo, por el sustento de mi familia, ya que atravieso un difícil momento en mi trabajo.

Santísima Trinidad, te ruego especialmente que escuches esta suplica y que veas este corazón, en el que yace mucha desesperación.

Padre amado, solicito que me ayudes a resolver esto que está pasando en mi trabajo, que afecta mi estabilidad y mi seguridad.

Esta crisis mundial ha sobrepasado, cualquier estimación; ya que, todos trabajos del mundo disminuyen.

En consecuencia, te suplico que nos ayudes a, conservar nuestro sustento. Bendice la empresa o las personas con quienes trabajo. Para que de esta forma todos conservemos el soporte.

Señor danos tu abrigo, conserva nuestras fuerzas y danos esperanzas.

A ti recurro Jesús para que escuches mi suplica, porque hoy me encuentro desesperado y te imploro, no solo por mí, sino también por quien lo necesita. De manera que, todos podamos tener un lugar de trabajo.

Gracias a este trabajo puedo llevar el alimento a casa, pues soy el sustento de mi familia.

Trinidad Santa, ruego por todas las personas, que hoy no tienen trabajo, bendícelos Señor con prosperidad, bien sea que trabajen para otros o para sí mismos.

Permítenos Dios Creador, recibir tu luz, la paz que solo proviene de tu presencia y concédeme esto que aquí te pido (Cuéntale a la Santísima Trinidad sobre tu problema en el trabajo).

Dame Señor, las herramientas y la sabiduría que requiera en cada rol que me corresponda, la paciencia para seguir día a día, así como la resiliencia ante las situaciones.

Santa Virgen María, acudo a ti también, guíame madre Santa, para que pueda concretar los designios de Dios Padre.

En realidad, sin ti nada soy, todo mi amor descansa sobre la Fe y la esperanza, de que mis oraciones sean escuchadas, y mis suplicas concedidas.

Sobre todo, concédeme la fuerza para ser perseverante y resistente a las eventualidades que se presenten.

Espíritu Santo, concédeme el don del entendimiento, el de proveer soluciones y no controversias, el de la comunicación que me permita escuchar a los otros, a transmitir mi mensaje y ser escuchado también.

Amado Dios, rompe cualquier envidia, maldad o malos sentimientos. Ya que en tus manos descanso.

Te agradezco Padre por las Bendiciones recibidas, por las enseñanzas que me das, esas que, en las pruebas me hacen más fuerte. Ya que, forjas en mí una mejor persona.

Señor Jesús, Tus palabras y promesas sostienen mi Fe, sobre ella reposa mi esperanza de que escuchas esta plegaria.

Mi corazón se llena de gozo, al saber que me acompañas. Tú resides en cada pequeño milagro que testifico.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para los Enemigos

Con la oración a la Santísima Trinidad para los enemigos, le pedimos al Padre, Hijo y Espíritu Santo que nos defienda de cualquier mal y peligro.

Recuerda que Dios tiene el poder de protegernos de todas las adversidades y nos da seguridad y valor para afrontar cualquier problema.

Oración a la Santísima Trinidad para los Enemigos

Dios todopoderoso y eterno, tú que nos has dado el mandato de confesar nuestra fe, el deber de reconocer la gloria de la Santísima Trinidad y nos envías a adorar la verdadera Unidad en el poder de la majestad divina.

Trinidad Santa un solo Dios, mantennos firmes en esta fe y defiéndenos siempre de todas las adversidades; porque tú, Padre, Hijo y Espíritu Santo, vives y reinas, un solo Dios, ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para Limpieza y Sanación

Muchas veces nos sentimos cansados, agobiados, sin ánimo de hacer nada. Motivado a esto, si consideras que algo o alguien te afecta con su energía negativa, puedes pedirle en oración a la Santísima Trinidad que te ayude a limpiar tu cuerpo para que puedas ser tú mismo al 100%.

Ten por seguro que, si realizas la siguiente oración a la Santísima Trinidad durante al menos 3 días seguidos, notarás un cambio de actitud en ti, en tu estado de ánimo y en tu nivel de energía, de optimismo y felicidad.

En el nombre de Jesús, el precioso Espíritu Santo de Dios que habita dentro de mí. La vida de Dios fluye dentro de mi ser como una fuente de agua viva, cristalina y purificadora. Por lo tanto, toda la angustia, tristeza e impureza de mi cuerpo, mi ser, mi mente, mi corazón y mi espíritu, están siendo expulsados ​​junto con el aire que exhalo y todas las cosas malignas están siendo eliminadas de mi vida y están siendo transformado en bendiciones.

Toda la angustia, la tristeza, la impureza y el malévolo karma de mi vida se extingue por completo. Mi cuerpo, mi alma, mi mente, mi corazón y mi espíritu están completamente sanos; son profundamente pacíficos, serenos, limpios, libres y listos para recibir la guía de Dios. Mi fe está siendo extendida y perfeccionada por la luz divina.

¡Mi Dios es mi padre! En el nombre de Jesús, transforma mi ser, hazme un mejor ser humano, hazme entender mis propios sentimientos y los sentimientos de los demás.

¡Mi Dios es mi padre! Pon a las personas adecuadas en mi camino a diario para que pueda aprender lo que necesito y para que pueda enseñar lo que ya he aprendido.

¡Mi Dios es mi padre! En el nombre de Jesús, haz un pacto conmigo. Permíteme que te entienda, que evangelice y que pueda hacer obras que te agraden.

Me das poder en todas las situaciones y relaciones, de modo que siempre sé lo que debo hacer y lo que debo decir para lograr mis bendiciones y victorias.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para librarme de todo mal

Dios tiene el poder de cuidarnos y librarnos de cualquier mal y peligro, por eso, la siguiente oración a la Santísima Trinidad es muy poderosa cuando de alejar todo lo malo de tu vida se trata.

Recuerda rezarla con mucha fe, alegría y esperanza, creyendo fielmente en el poder de nuestro creador.

Oración a la Santísima Trinidad para librarme de todo mal

Oh Padre, Hijo y Espíritu Santo, en este momento te pido humildemente que me protejas de todo mal y peligro, de lo que me acecha, sobre todo de la adversidad.

Dios Padre, ayúdame, ya que es tu auxilio lo que requiero, no me sueltes de la mano.

Santísima Trinidad, te imploro que ilumines mi camino, que pueda yo cambiar de sendero, dame la sabiduría para hacerlo, en el tiempo correcto.

 Jesús, protégeme, sobre todo, de quien me quiera dañar, de aquellos que me envidian, que no quieren ver en mí felicidad.

Dios todopoderoso, líbrame del mal que pueda causarme un falso amigo, aleja de mí la mala voluntad. Acércame a quien me transmita luz y amor.

Espíritu Santo, por mi seguridad, te imploro especialmente, que nada ni nadie me dañe.

También pido por mi salud y la de los míos, sobre todo, en este nuevo mundo,que nos corresponde conocer.

Padre, Hijo y Espíritu Santo, denme la salvación que necesito.

Sálvanos Santísima Trinidad, hoy te ruego por quienes necesitan de tu asistencia, por aquel que necesita del socorro Divino.

Por favor, aleja al mal de la tierra, del corazón de las personas y danos la paz en el alma que tanto necesitamos.

Haz que nuestros corazones se nutran de tu conocimiento, de tus palabras, con tus promesas de bien para con tus hijos, porque nuestra Fe y esperanza residen en ti.

Santísima Trinidad, si alguna prueba, he yo de superar, ayúdame en el proceso, sostenme como una madre a su hijo.

Dame valentía y coraje, para seguir adelante en los tiempos, en los que forjes mi carácter, para dar tu testimonio de grandeza.

Te ruego también por mi familia, por mis hijos, especialmente por esa persona, que necesita de ti en este momento.

Por aquellos que han perdido su camino y por supuesto, por el que su corazón sufre, los que se encuentran abatidos y por quienes han sido tentados a negarte.

Imploro especialmente, que de todo mal me liberes. Mi fe dirige mis palabras, la esperanza de un mañana mejor, la certidumbre de que me acompañas, ya que así me lo demuestras continuamente.

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para pedir el descanso de un difunto

Cuando alguien parte al cielo es muy difícil aceptar esa ausencia en la tierra. Sin embargo, podemos pedirle en oración a la Santísima Trinidad que perdone los pecados de ese ser querido que tuvo que partir de este mundo antes que nosotros y reciba su alma en el reino de los cielos.

Poder eterno y omnipotente sobre todas las cosas, Santísima Trinidad, creadora y dueña de la vida y de todo lo que existe y haya existido, ruego por el descanso eterno de (nombrar al difunto), quien ahora está a la espera de entrar ante tu majestuosa morada eterna, experimenta la plenitud de verse ante tu presencia y busca estar dentro de los escogidos conforme a sus obras en la tierra, rogamos para que por tu misericordia, por los méritos de tu hijo en la cruz y por la sangre redentora derramada por Jesús, su alma sea aceptada y llevada por los santos ángeles al lado del Padre.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, con esperanza te rogamos, haz que tu propósito y tu proyecto con él en la tierra se haya cumplido de acuerdo a los designios divinos, para que también en el cielo eterno, donde todos esperamos ser aceptados luego de nuestro paso por este mundo, (nombren del difunto) también logre a través de tu perdón y compasión recibir el premio eterno.

Santísima Trinidad, compadécete de nuestras lágrimas, recibe su alma en el cielo por los méritos de Jesús en la cruz y por las oraciones de todos los miembros de la iglesia.

Toma nuestro sentimiento de soledad como tributo para que por el sufrimiento y la preciosa sangre de Jesús derramada en la cruz, su alma pueda plenamente gozar en la presencia de todos los santos, los ángeles y de ti ¡oh Santísima Trinidad!

Amén.

Oración a la Santísima Trinidad para Dar Gracias

Como hijos de Dios no debemos olvidarnos de dar gracias por las bendiciones que diariamente obtenemos de él.

Recuerda que, si somos agradecidos, viviremos más felices y atraeremos a nuestra vida energías positivas para que sea más próspera.

Por esta razón, te recomendamos decir diariamente a modo de agradecimiento la siguiente oración a la Santísima Trinidad.

¿Cómo se simboliza la Santísima Trinidad?

Amadísima Trinidad Santa un solo Dios, hoy me presento ante Ti, no para pedirte algo, sino para darte gracias porque que eres un Dios bueno y bondadoso.

Tú me regalas la vida, me das talentos y virtudes y día tras día llenas mi vida de hermosas bendiciones.

Señor, hoy te doy gracias por mi cuerpo, por el agua que tomo, por los alimentos, por la ropa que me viste y por todo lo que Tú me das.

Gracias por mis seres queridos, por mis amigos, mis vecinos, mis compañeros de trabajo, y también gracias por mis enemigos; te pido que a ellos les enseñes que el perdón es un acto de amor para uno mismo.

Gracias Dios por todas las cosas maravillosas que llegan a mi vida, gracias a Ti porque Tú todo lo puedes, gracias por despojarme de la desesperanza y las tristezas, sanándome desde lo más profundo de mi alma.

Gracias también por proteger a las personas que amo y caminar con ellas, llevándolas por sendas de amor y bienestar.

Amado Dios, te doy las gracias por este día y te agradezco a cada instante porque eres un Dios lleno de amor, gracia, e infinita bondad.

Por favor mantenme siempre seguro, aléjame de todo peligro, líbrame de todo mal, protégeme de los enemigos y de las tentaciones, pues yo estoy dispuesto a dar todo de mí para poder ser útil a Ti y a tu obra.

Señor, Tú siempre estarás en mi vida y mi corazón. Permíteme estar alerta ante todo mal que se me presente y enséñame a escucharte siempre, pues tus sabios consejos son el norte que mi vida necesita.

Y así como por tantos años me has colmado de bendiciones, espero poder seguir contando con tu presencia divina.

Mi vida es para honrarte a Ti Trinidad Santa. Concédeme la dicha de servirte y seguir dando testimonio de tu bondad al mundo.

Esta es mi oración de agradecimiento, y aunque nace desde lo más profundo de mi corazón, las palabras no bastan para demostrarte mi amor y mi fidelidad hacia ti, Amén.

Oración a la Santísima Trinidad de Santa Isabel

Isabel de la Trinidad Santa fue una mujer que desde niña anheló buscar en lo profundo de su corazón el conocimiento, el amor y la contemplación de la Santísima Trinidad.

Por esta razón, escribió la siguiente oración en la que expresa enteramente su entrega al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo como unidad de un solo Dios.

Dios mío, Trinidad que adoro, ayúdame a olvidarme enteramente de mí mismo para establecerme en ti, inmóvil y apacible como si mi alma estuviera ya en la eternidad; que nada pueda turbar mi paz, ni hacerme salir de ti, mi inmutable, sino que cada minuto me lleve más lejos en la profundidad de tu Misterio.

Pacífica mi alma. Haz de ella tu cielo, tu morada amada y el lugar de tu reposo.

Que yo no te deje jamás solo en ella, sino que yo esté allí enteramente, totalmente despierta en mi fe, en adoración, entregada sin reservas a tu acción creadora.

Amén.

¿Dónde se hace presente la Santísima Trinidad en la Iglesia Católica?

La presencia de la Santísima Trinidad la encontramos en el Bautismo, en la santa eucaristía, en la señal de la cruz, etc.

Es importante resaltar que cada vez que nos hacemos la señal de la cruz, comenzamos tocando nuestra frente indicando que el padre es quien controla nuestro cuerpo y toda nuestra vida.

Luego, tocamos nuestro corazón sabiendo que el hijo es quien fue crucificado para la purificación de todos nuestros pecados y finalmente, para invocar al Espíritu Santo, llevamos nuestra mano hasta los hombros porque él es nuestra ayuda, nuestro guía y consuelo.

Novena a la Santísima Trinidad

¿Cómo se simboliza la Santísima Trinidad?

La novena a la Santísima Trinidad es un proceso de oración continua que se realiza durante 9 días consecutivos.

Estas oraciones a la Santísima Trinidad se realizan con la intención de recordar, agradecer y pedir un favor especial al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Recuerda que la novena se puede iniciar cuando tú así lo desees y puedes comenzar a rezar diciendo: “Novena a la Santísima Trinidad”, nos persignamos y decimos el acto de contrición.

Ahora, se debe decir el ofrecimiento de la novena (Para dar gracias por algo, para pedir por la salud de alguien, para pedir protección, entre otras peticiones). Luego, debes decir la oración a la Santísima Trinidad para todos los días, seguida de la oración para cada día y culminar la novena con la oración final.

Oración a la Santísima Trinidad para Todos los Días

La Oración a la Santísima Trinidad para todos los Días es una plegaria de iniciación en la que le agradecemos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo por guiarnos con su luz, tranquilidad y amor el camino de nuestra vida.

Esta oración a la Santísima Trinidad se repite durante los 9 días del novenario.

¡Oh! Santísima Trinidad, queremos abrir nuestros corazones, nuestras almas y todo nuestro ser en estos nueve días de oración, para ofrecerte una bella alabanza.

Te agradecemos por darnos luz en momentos de tinieblas y que hoy podamos estar aquí honrándote.

Haz de nosotros instrumento de tu paz, que tu bendición nos acompañe en este momento de oración y en el transitar de nuestras vidas, por eso hoy le decimos a nuestro Padre gracias, gracias por la vida, al Hijo que borre nuestros pecados con su sangre y al Espíritu Santo que entre en nuestras vidas y nos acompañe siempre.

Amén.

Primer Día

La oración a la Santísima Trinidad de este primer día, nos enseña que Dios nos creó a su imagen y semejanza y le pedimos su santa bendición y su sabiduría para seguir el camino correcto, para que sea él, el eje principal de nuestra vida.

¡Oh! Santísima Trinidad, bendíceme y dame sabiduría para seguir los caminos de Dios, para que sea el centro de mi vida.

Hoy vengo a pedirte a través de esta oración que: (Menciona tus intenciones aquí), para que sean elevadas y atendidas por ustedes, quienes son nuestro Dios Supremo que actúan como unidad.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Segundo Día

La siguiente oración a la Santísima Trinidad nos permite reflexionar y darnos cuenta que debemos adorar a Dios, alabarlo y amarlo. Ya que, él nos ayuda a seguir por el camino del bien y nos enseña a diferenciar lo bueno de lo malo, para lograr llegar al reino de los cielos y así tener la oportunidad de amarlo por toda la eternidad.

Amorosísimo Dios trino, yo te ofrezco la admirable ciencia con que adornaste a los querubines, para que, concediendo tus infinitas perfecciones, te amen y alaben eternamente, por lo que de Ti conocen, concédeme, Señor, luz para que, conociéndote, te admire, te alabe y te ame únicamente como a quien únicamente es digno de ser alabado y amado.

Ojalá tuviera yo el conocimiento de estos sabios espíritus, sólo para encender mi voluntad y tu amor y aborrecer todo aquello que tú aborreces, y que no me pueda apartar de conocerte y amarte eternamente en la gloria.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Tercer Día

La oración a la Santísima Trinidad del día de hoy nos demuestra que nuestro Dios nos aleja de las tentaciones y nos enseña a actuar con madurez y responsabilidad bajo sus leyes.

En este tercer día de oración de esta bella novena, pedimos al Hijo, quien, con su valentía y amor a Dios, resistió a toda maldad y humillaciones que le hizo un pueblo, hoy queremos imitar tu valentía y solamente abrir nuestros corazones hacia el camino de Dios.

Santísima Trinidad danos las fuerzas suficientes para llevar la vida de manera ligera sin descuidar lo que realmente nos importa con madurez y responsabilidad, te pedimos por todos los hijos de nuestra nación para que sean inducidos al cristianismo y que las tentaciones no se apoderen de sus vidas.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Cuarto Día

El Espíritu Santo es nuestro consuelo, nuestro refugio y nuestra guía en la tierra. Él nos ilumina el camino y nos protege del peligro tanto físico como espiritual.

Por esta razón, el día de hoy, nuestra oración a la Santísima Trinidad será dedicada al Espíritu Santo.

Espíritu Santo, este cuarto día de oración queremos dedicarlo a ti, que seas nuestra energía en momentos de turbulencia, que te apiades de las personas que sufren una enfermedad que tal vez no la han aceptado y se han dado cuenta que los milagros existen cuando nos acercamos a Dios.

Limpia los corazones, las almas y las mentes de las personas que solo sienten maldad por el prójimo, ayúdanos a transformar nuestras vidas y la de lo más débiles al camino correcto de Dios, queremos ser testigos de las maravillas de nuestro Padre.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Quinto Día

La oración a la Santísima Trinidad de este quinto día de la novena está dirigida a María la madre de Jesús.

Es importante recordar que el amor que tenemos por María enriquece cada día nuestra fe; es por ello que, si dedicamos una novena a la Santísima Trinidad, no podemos olvidarnos de María, la madre de Jesús.

Este quinto día de oración, lo dedicamos a la Santísima Virgen María, la madre de Jesús el Hijo del Padre, para que nos consuele con su gran amor de madre, nos proteja y sea el alivio de nuestras angustias en estos momentos.

Tu amada madre, que con tu bondad nos escuchas, hoy nos rendimos ante ti y te pedimos perdón por si no hemos sido unos buenos hijos, desde este momento deseo llevar una vida santa cumpliendo los mandamientos de nuestro Padre.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Sexto Día

No hay nada mejor que ser agradecidos, y por ello, es importante agradecer al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo a través de la oración a la Santísima Trinidad, por siempre estar en nuestras vidas, darnos consuelo, fortaleza y ánimos de seguir viviendo cada día con su amor y bajo su bendición.

Dios Trino y Uno, hoy abrimos nuestros corazones para perdonarnos por los pecados que hemos cometido, también para perdonar a los que han herido nuestros sentimientos, de este modo limpio mi espíritu y lo fortalezco con la presencia de la Santísima Trinidad.

Gracias Padre, Hijo y Espíritu Santo por estar en nuestras vidas, por entrar en ella, en estos momentos podemos sentir tu presencia y agradecer los dones que has colocados para desenvolvernos en el transitar de esta vida, bendícenos Dios Trino y Uno.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Séptimo Día

La familia debe ser una comunidad de amor en donde reine la paz, el respeto, el amor a Dios y el apoyo entre cada uno de sus integrantes.

Por eso, la oración a la Santísima Trinidad de este día de oración, esta dedicada a la protección de las familias.

Hoy pedimos a la Santísima Trinidad por la protección de las familias, para que haya un entendimiento diario, para que en medio de las dificultades se acerquen a nuestro Dios a través de la oración.

Protégelos de toda enfermedad y peligro, que el amor reine en cada uno de los hogares de los presentes, que haya entendimiento y sigan los ejemplos de María Madre, del Padre, del Hijo y que el Espíritu Santo actúen en cada uno de sus vidas para llevarlos por el camino del bien.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Octavo Día

Alabar y adorar a Nuestro amadísimo Padre y a Nuestra Amadísima Madre es un gesto de amor, en el que demostramos nuestra gratitud con ellos por todas las bendiciones que cada uno de nosotros obtiene gracias a su divinidad.

Motivo por el cual, la oración a la Santísima Trinidad de este penúltimo día de la novena, la dedicaremos para agradecer a la Madre y al Padre de Jesús hijo por escuchar nuestras suplicas y atender nuestras necesidades.aa

Hoy realizamos cantos y alabanzas a nuestro Padre y Madre en agradecimiento por escuchar nuestras peticiones, por darnos la oportunidad de estar en la tierra cumpliendo la misión que Dios nos ha encomendado.

Hoy tenemos el corazón lleno de gratitud, con la divinidad de nuestro creador, dejando todo lo positivo que nos presenta la vida, apartando a un lado las cosas malas que nos conducen al abismo y agradeciendo por quienes somos gracias al poder de Dios.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Noveno Día

La oración a la Santísima Trinidad de este noveno día nos demuestra que, si vivimos bajo la voluntad de Dios, aprenderemos a aceptar sus designios, porque sus planes para cada una de nuestras vidas son perfectos.

En este último día de oración, pedimos la bendición y la protección de la Santísima Trinidad, para que todo lo que nos propongamos de ahora en adelante sea cumplido bajo su voluntad. Y, así pues, entendamos que solo Dios sabe el porqué de sus designios.

Queremos llevar esta hermosa novena a cada uno de los hogares donde el espíritu de las personas se encuentre desolado, para que, con la gracia del Padre, Hijo y Espíritu Santo alimenten su ser y encuentren una vida santa.

Amén.

(Menciona tus intenciones aquí).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Oración Final

La oración final es una plegaria de cierre en la que elevamos una alabanza a la Santísima Trinidad para glorificar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo un solo Dios. Porque Dios es grande y hace cosas únicas y maravillosas por nosotros.

Con mi voz y mi corazón te glorifico, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Eres grande y haces cosas maravillosas. Sólo tú eres mi Dios. Toda alabanza, honor y gloria son tuyos ahora y para siempre, oh Santísima Trinidad! Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora, y siempre será, por los siglos de los siglos. Amén.

Que así sea. Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría, Credo y una Salve.

¿Cómo se simboliza la Santísima Trinidad?

¿Cómo se simboliza la Santísima Trinidad?

La Santísima Trinidad en la iglesia católica se simboliza como un triángulo, porque cada vértice del triángulo es un punto distinto que forma parte del mismo triángulo, tal como sucede con la Santísima Trinidad un solo Dios.

Sin embargo, es importante acotar que el vértice superior representa al padre, porque es el creador del cielo, de la tierra y de todo lo que en ella habita.

Para finalizar, no olvides que la oración es el medio de comunicación con Dios más efectivo. Por esta razón, debemos evitar tomar la oración como un hábito, sino más bien crear una relación familiar con nuestro Dios omnipotente a través de ella.

Por otro lado, recuerda que en todofe.com te ofrecemos las mejores oraciones dirigidas a los distintos siervos y siervas de Dios, para que sean ellos quienes eleven tus oraciones al cielo e intercedan por ti ante Dios nuestro señor para que las mismas sean escuchadas y atendidas con mayor prontitud.