Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Juquila

Con la oración a la virgen de Juquila podemos pedir la intercesión de esta advocación de la virgen María, para que lleve nuestras suplicas y oraciones ante Dios hijo, y que sea él con su mano poderosa, quien atienda nuestras necesidades y nos conceda el milagro que tanto necesitamos.

La virgen de la Juquila se encuentra en México y es muy venerada porque se considera que concede las peticiones de quienes con fe y devoción acuden a ella para pedir un milagro Divino.

Por esta razón, si eres fiel creyente de esta advocación de la virgen María en México; entonces, en este artículo te ofrecemos una breve historia de su llegada a la ciudad de Santa Catarina Juquila (Oaxaca, México), y las mejores oraciones a la virgen de la Juquila para que puedas solicitar la gracia que necesitas.

¿Quién es la Virgen de Juquila? (Historia)

La virgen de la Juquila es una advocación de la virgen María, y la historia de su fama y reconocimiento en México comienza desde el año 1505, cuando un fraile dominico (Predicadores del evangelio en todo lugar, quienes llevan una vida sencilla); viajó desde España hasta la ciudad de Santa Catarina Juquila, Oaxaca, con la pequeña imagen de una virgen.

¿Quién es la Virgen de Juquila? (Historia)

La misión del Fraile llamado Jordán de Santa Catalina, era la de evangelizar y combatir la herejía al realizar obras espirituales de misericordia en esta ciudad.

Es importante resaltar que, los frailes dominicos no son sacerdotes diocesanos, sino más bien, predicadores contemplativos.

Durante su misión evangelizadora en la ciudad de Santa Catarina Juquila, el Fraile Jordán recibía la ayuda de un joven campesino, nativo de un pueblo cercano (Amialtepec); quien desde un principio le ofreció su ayuda, queriendo estar a su servicio.

Por esta razón, cuando este joven tuvo que partir a su pueblo, el fraile le obsequio la imagen de la virgen de 30 centímetros que había llevado traído consigo desde España.

Las personas del pueblo de Amialtepec comenzaron a venerar la imagen de la virgen, y gracias a que se decía que cumplía las peticiones de sus fieles creyentes; cada vez más personas de los pueblos aledaños acudían en oración a la virgen de Juquila para pedir por sus necesidades.

¿Por qué? Pues muy simple, porque se decía que la imagen de la virgen por intercesión de Dios, concedía los milagros de las personas que, con mucha fe y oración a la virgen de Juquila, solicitaban.

La imagen de la virgen fue trasladada en 1633 a una capilla rustica de Amialtepec, por orden del sacerdote de Juquila llamado Jacinto Escudero, donde se evitaría que se cometieran faltas contra ella.

Milagro de la virgen de la Juquila

Se dice que la virgen de la Juquila ha intercedido ante Dios hijo a lo largo de los años, para que sus fieles creyentes, quienes acuden a ella en oración con mucha fe, obtengan la gracia divina que necesitan.

Sin embargo, el milagro más conocido, es el de haber encontrado su imagen intacta, después de que la capilla en la que se encontraba, quedara totalmente destruida por las llamas.

La capilla se incendió, por consecuencia de la quema de pasto seco en su cercanía; tarea que normalmente realizaban los campesinos con la intención de preparar la tierra para sembrar y cosechar nuevos cultivos.

El incendio fue tan voraz, que acabó incluso con varios jacales (Chozas) de los habitantes de Amiltapec, quienes tuvieron que huir a las montañas para evitar ser alcanzados por las llamas.

Una vez que cesó el fuego, la comunidad indígena volvió a su hogar, viendo como todo había quedado cenizas.

No obstante, se percataron de que en el lugar donde se encontraba la capilla, estaba la imagen de la virgen de la Juquila un poco ennegrecida por las cenizas, con su vestimenta y su cabello intacto.

Por otro lado, el rostro de la virgen había tomado un color más oscuro y tenía algunas ampollas producto de las abrasantes llamas.

Luego, se trató de restaurar la imagen para que volviera a su color anterior, pero tras varios intentos de restauración, no fue posible. Motivado a esto, se creyó que la virgen quería mantener el mismo color de piel que sus fieles devotos de la comunidad indígena de Amialtepec.

Desapariciones Misteriosas de la Virgen de la Juquila

Cuando la imagen de la virgen fue recuperada de las cenizas; el sacerdote de Juquila, Jacinto Escudero, decidió trasladarla hasta la iglesia de la ciudad de Juquila.

Pero… para sorpresa de muchos, durante los días siguientes, la imagen de la virgen apareció nuevamente en el pueblo de Amialtepec.

Cuando este hecho ocurrió, la población de Juquila protestó pensando que había sido un robo. Por tal motivo, decidieron trasladar nuevamente la imagen hasta la ciudad de Juquila.

No obstante, la imagen volvió a desaparecer de Juquila, apareciendo nuevamente en el pueblo de Amialtepec.

Este suceso se repitió en 2 oportunidades. Por eso, el sacerdote Jacinto, consideró este acontecimiento como un milagro, y decidió dejar la imagen de la Virgen de Juquila en Amialtepec.

Sin embargo, años más tarde en 1719, el obispo Ángel Maldonado, decretó el traslado de la virgen de Juquila hasta la iglesia de Santa Catarina Juquila, actualmente conocida como el santuario de la virgen de Juquila.

¿Qué se le pide a la Virgen de la Juquila?

¿Qué se le pide a la Virgen de la Juquila?

La virgen de la Juquila atiende las súplicas de sus hijos y las lleva ante Dios hijo; para que, con su infinito amor y generosidad, les otorgue su bendición y el milagro que han solicitado.

Generalmente, las personas se dirigen en oración a la virgen de Juquila, para pedir por los enfermos, por un trabajo, para superar casos difíciles, para dar las gracias o para pedir un milagro.

Por esta razón, si eres fiel creyente de esta advocación de la virgen María, puedes rezar con mucha fe la oración a la Virgen de Juquila y solicitar la gracia que necesitas. De esta manera, tus suplicas serán elevadas hasta Dios por nuestra madre santísima.

Por eso, si oramos con fe, obtendremos una pronta respuesta divina, que nos ayudará a salir fortalecidos milagrosamente de cualquier mala situación en la que nos encontremos.

¿Cuándo se celebra el día de la Virgen de Juquila?

El día de la virgen de la Juquila se celebra el 8 de diciembre, porque ese día también se celebra el día de la inmaculada concepción.

Las fiestas en la ciudad de Santa Catarina Juquila, comienzan con una misa y oraciones a la virgen de la Juquila a la media noche; dando de esta manera, la bienvenida a este día tan especial.

Luego, a lo largo del día, las personas pueden disfrutar de música, bailes y festejos tradicionales de la región.

Por lo general, durante este día y en los días posteriores a su celebración, miles de personas visitan el santuario de la Virgen de la Juquila, con la intención de pedir una gracia, agradecer favores concedidos y rendirle homenaje.

La virgen de la Juquila en México es considerada la tercera imagen mariana más venerada, después de la virgen de Guadalupe y la virgen de San Juan de los Lagos.

Principales Oraciones a la Virgen de Juquila milagrosa

Cuando rezamos con fe la oración a la Virgen de Juquila, y creemos fielmente que nuestra madre intercederá por nuestras necesidades ante Dios para que sean atendidas. Entonces, sin duda alguna, obtendremos por parte de Dios el milagro que tanto necesitamos.

Por esta razón, a continuación, te ofrecemos las mejores oraciones a la virgen de la Juquila, para que con ellas puedas solicitar una gracia divina.

Principales Oraciones a la Virgen de Juquila

Oración a la Virgen de Juquila Oaxaca

La oración a la Virgen de Juquila Oaxaca se reza durante las procesiones y celebraciones eucarísticas llevadas a cabo en la ciudad de Juquila, Oaxaca, México durante el día de su celebración (8 de diciembre) y los días posteriores a la fecha.

Con esta oración a la virgen de Juquila se pretende rendir homenaje y agradecer por los favores concedidos.

¡Purísima Virgen de Juquila!, Madre de Dios, concebida sin pecado original, llena de gracia eres, quien, impregnada con la justicia e inocencia original, toda inmaculada y sin mancha para ser la digna Madre de Jesús. Tú Señora, quien eres en tu concepción aquel bello amanecer del día dichoso de la gracia, y el oriente alegre del divino sol de justicia que expulsas la oscuridad del pecado, deshaces las sombras de la muerte y abres las puertas de la gloria.

¡Alegrémonos Señora de tus glorias!, festejemos este día, honramos tu concepción inmaculada, admitimos que eres toda hermosa y sin mancha. Te damos los plácemes a ti y tus santísimos padres Joaquín y Ana, y glorificamos a la Santísima Trinidad porque tanto te enriqueció en este día.

Te Suplicamos, Madre purísima, te pedimos nos des la pureza a nuestra alma y la inocencia de nuestras costumbres, ahora y siempre y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Oración a la Virgen de Juquila para los Enfermos

Para nadie es un secreto que, cuando estamos enfermos, nuestro mayor consuelo es refugiarnos en la fe.

Por esta razón, a continuación, te ofrecemos una poderosa oración a la Virgen de Juquila para los enfermos, con la cual puedes solicitar su intercesión; para que, gracias a ella, puedas obtener por parte Dios, la sanación física a causa de alguna enfermedad.

Oración a la Virgen de Juquila para los Enfermos

¡Oh Santa querida, Virgen de Juquila! La Virgen de la esperanza; en este día se encuentran ante ti tus fieles devotos llenos de confianza, para poder pedir que les concedas la salud del alma y también del cuerpo, por favor dales el remedio a todos de sus males y también perdona cada uno de sus pecados. Para que, de esa manera, pueda llegar a tener las fuerzas de poder amarte, y te ayuden a servir a serle de gran uso a sus prójimos, y al momento en que los solicites que con su enfermedad llegue a ser parte de tus sufrimientos.

Por lo que, hazles la salvedad de llegar a hacerlo con gran paciencia y con una resignación y de esa manera pueda llegar a ofrecerte sus malestares para la purificación de su alma y lo que es la sanación de todas las necesidades de este mundo.

Que así sea, en el nombre de Jesús tu hijo. Amén.

Oración a la Virgen de Juquila para el Amor

La oración a la virgen de Juquila para el amor es muy milagrosa, cuando se anhela conseguir a ese amor verdadero con el cual poder compartir nuestras vidas.

Por esta razón, muchas veces le pedimos a nuestra Madre María, que nos ayude a encontrar a esa persona especial a través de la siguiente oración.

Mi Virgen de la Juquila, A ti te doy mi admiración y respeto, por eso vengo en busca de ayuda. Asimismo, eres bendita por sobre todas las cosas.

Escucha mi corazón que hoy clama en busca de amor, permite que pueda encontrar el amor. Desde ahora concédeme esta petición; ya que, solo en ti podré hallar consuelo.

Te pido que esta oración pueda llegar a ti, Te lo suplico ten misericordia de mi vida. Eres santísima Virgen de Juquila, Desde ya solo puedo esperar en ti.

No hay excusas para que no puedas ayudarme: Mi alma y corazón están afligidos y solo en ti hallaré consuelo eterno para así poder conseguir mi verdadero amor, un amor bonito y sincero.

¡Oh mi venerada Virgen de Juquila! Eres la Virgen más amorosa y llena de amor para sus hijos. Perdóname si te he fallado, eres la madre inmaculada de los que te buscan; te lo suplico, no me abandones.

Mi fe y la confianza solo las dejo en ti; por lo tanto, trae a mi vida un amor bonito, solo tú eres quien puede cumplirme esta petición, te pido que me socorras mi Virgen de Juquila; creo en ti y por eso te lo pido en esta oración.

Concédeme un verdadero y gran amor, que la sinceridad y el deseo nunca se agoten, que en medio de cada prueba exista la comunión. Asimismo, te pido que me apartes de la injusticia que hay en el mundo.

Virgen bendita de la Juquila, te pido que me ayudes a encontrar al compañero de vida que me ame por sobre todas las cosas, y que en medio de todo no exista separación, solo amor. Eres la madre que ayuda a sus hijos; por eso, en medio de toda prueba sálvame.

Te lo ruego a ti mi Venerada Virgen de Juquila, porque yo sé que escuchas mis suplicas y no me abandonarás.

A ti entrego mi vida para que me bendigas, en tus brazos me regocijo desde siempre.

Amén.

Es recomendable rezar durante 3 días seguidos la oración a la virgen de Juquila para el amor, acompañada de la luz de una vela roja.

Oración a la Virgen de Juquila para pedir un Milagro

La siguiente oración a la virgen de Juquila es una plegaria muy poderosa, a través de la cual puedes solicitar un milagro a Dios nuestro señor, por intercesión de la Virgen de Juquila.

Esta oración a la virgen de Juquila es muy popular entre sus fieles creyentes; ya que, incluso, es predicada en el santuario de la Virgen en Juquila, México.

Por eso, si eres fiel creyente de esta advocación de la virgen María y sientes la necesidad de acudir a nuestra madre para pedir un milagro; entonces, tienes que rezar con mucha fe y devoción la siguiente oración a la virgen de Juquila para un Milagro.

Oración a la Virgen de Juquila para pedir un Milagro

 

Virgen, admirada y pura, ¡Santa Juquila Bendita!, te mando una oración infinita, quiero que llegue hasta tu altura, tú que eres divina hermosura, líbranos de todo dolor.

¡Mándanos Madre alivio con tu amor! Que tristeza han dejado las penas del pasado.

¡Mándanos tu calor! Hoy te pido Madre estos tres deseos: ¡Manda salud, amor, también dinero! ¡Manda salud, amor, también dinero!

Amén.

(Se pide la gracia que se desea alcanzar).

Rezar un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Se recomiendo rezar la oración a la Virgen de Juquila para un Milagro durante 9 días consecutivos, acompañada de la luz de una vela blanca.

Oración a la Virgen de Juquila para Casos Difíciles

Muchos de nosotros, en algún momento hemos tenido que pasar por alguna situación difícil.

En estos casos, podemos refugiarnos en nuestra fe en Dios, para pedirle a través de la oración a la Virgen de Juquila, que nos ayude a soportar y a salir fortalecidos de ese momento difícil.

Esta oración a la Virgen de Juquila para casos difíciles es muy efectiva si se reza con mucha fe.

Madre Querida, Virgen de Juquila, Virgen de nuestra esperanza, Tuya es nuestra vida, cuídanos de todo mal.

Si en este mundo de injusticias, de miseria y pecado ves que nuestra vida se turba, no nos abandones.

Madre Querida, protege a los peregrinos, acompáñanos por todos los caminos, vela por los pobres sin sustento y el pan que se les quita retribúyeselos. Acompáñanos en toda nuestra vida y libéranos de todo tipo de pecado.

Amén.

(Realiza la petición).

Rezar un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Oración a la Virgen de Juquila para el Trabajo

Sabemos que, estar desempleado puede llegar a ser muchas veces desesperante.

Sin embargo, en estos casos en los que no contamos con un empleo estable, podemos pedirle en oración a la virgen de la Juquila, que interceda por nosotros ante Dios, para que nos ayude a conseguir un buen empleo.

Para ello, solo debes rezar con mucha fe, la siguiente oración a la virgen de Juquila para el Trabajo.

Oración a la Virgen de Juquila para el Trabajo

¡Santa Virgen de Juquila!, intermediaria en toda dificultad, ayúdame a conseguir un trabajo en el que pueda realizarme, y que a mi familia no le falte nada en ningún concepto de su vida. Que pueda conservarlo a pesar de los problemas y de las malas intenciones de las personas que nos envidian.

Que pueda progresar en él, para que aumente mi calidad de vida y pueda tener salud y fuerzas. Y que cada día, pueda ser de ayuda a quienes me rodean.

Virgen de Juquila, te pido que, en compañía de la Sagrada familia, de quien eres allegada, te doy mi palabra de difundir tu devoción como una expresión de mi gratitud a tus favores.

Amén.

Oración a la Virgen de Juquila para el Negocio

Muchas veces, cuando estamos emprendiendo un negocio, queremos que este sea prospero y genere buenas ganancias, esto aplica para emprendimientos o negocios estables.

Por eso, aplicamos constantemente estrategias de mercadeo, publicidad, etc. Sin embargo, muchas veces, la envidia y las malas intenciones de algunas personas, pueden llegar a afectarnos de manera personal e incluso a nuestro negocio.

Por esta razón, podemos acudir en oración a la virgen de Juquila, para que, con su bondad, le brinde protección a nuestro negocio y lo ayude a prosperar.

Para ello, podemos rezar la siguiente oración a la virgen de Juquila para el Negocio.

¡Madre Celestial de Juquila!, la más amorosa y atenta, acudo a tu persona para pedir tu bendición y tu intercesión, para tener abundancia en este negocio que voy a emprender.

Sé que tu conoces que una familia es más que una madre, padre, hermano o hermana, esposa o esposo.

La familia es una agrupación en el que cada uno de sus componentes deben creer en ti, por eso te ofrezco esta oración para que bendigas mis finanzas.

También te pido por la bendición del negocio de todas las personas que están emprendiendo en busca de ser su propio jefe; y te pido bendigas a todas aquellas personas a quienes amo, ya que sé que tendrán provecho al recibir tu bendición, porque el poder de la oración se extiende en la unión de todos los que creen en ella y en ti Madre amada.

Amén.

Oración a la Virgen de Juquila para la Familia

La oración a la Virgen de Juquila para la Familia es una plegaria sumamente efectiva, cuando se trata de pedir la protección divina, para que tu familia se mantenga siempre unida bajo la bendición de Dios.

Cuando incluimos la oración en nuestros hogares, podemos ver qué, unidos en oración, se puede superar cualquier difícil circunstancia que estemos atravesando.

Por esta razón, a continuación, encontrarás la mejor oración a la Virgen de Juquila para la Familia.

Oración a la Virgen de Juquila para la Familia

¡Gran Señora de Juquila!: en este día te pido que este hogar llegue a ser un lugar de tu amor, que no existan las ofensas, porque tú eres quien nos das comprensión.

Que no existan penas porque tú eres las que das la bendición.

Que no haya ninguna clase de ambición ya que tú eres la que los enseñas a compartir.

Que no haya ningún tipo de odio ya que tú eres la que otorgas el perdón.

Que no exista ningún tipo de olvido porque tú eres la que siempre los acompañas.

Que puedan aprender a llegar hasta ti en su diario vivir.

Que cada día se pueda llegar a amanecer y sea de gran entrega y sacrificio.

Que en cada una de las noches les halles mucho amor para con sus esposos(as).

Señora de Juquila, trata de llegar a hacer que se vinculen nuestras vidas, y que estemos llenos de ti.

Haz, oh santa Señora, que los hijos, lo que tú tanto amas, encuentren y caminen por tu senda.

Queremos que el consuelo llegue a ser mutuo y que el amor llegue a ser una razón para llegar a adorarte más.

Que puedan llegar a dar lo mejor de cada uno de ellos, para de esa manera, llegar a ser felices en el hogar y que con cada nuevo amanecer puedan ir a su encuentro y les concedas como estar siempre a tu lado.

Amén.

Oración de los esposos Virgen de Juquila

Integrar la oración en el matrimonio es una de las cosas espirituales más bellas que puede experimentar una pareja.

Por eso, si tanto tú como tu esposo(a) son muy devotos a la virgen de Juquila, pueden rezar juntos la siguiente oración de los esposos.

Señor, en este día te pido por favor que hagas de mi hogar un lugar que esté lleno de tu amor, que nunca sea lleno de injuria, porque Tú eres el que les das a todas las personas comprensión.

Te pido que en mi matrimonio no exista amargura, porque Tú eres el que nos bendices. Que no exista egoísmos entre ninguno de los miembros de nuestra familia, porque Tú eres el que nos alientas a dar.

Que no exista entre ninguno de nosotros el abandono, porque Tú siempre te encuentras con cada uno de nosotros. Que sepamos en todo momento marchar hacia Ti en el diario vivir.

Que cada día y cada mañana siempre amanezca un día más de total sacrificio y entrega. Haz Señor de nuestro matrimonio, el cual quisiste unificar, una página llena completamente de ti.

Haz Señor de nuestros hijos lo que tú siempre anhelas; por favor te pedimos que nos ayudes a educar, al igual que a orientar por tu camino a nuestros. Que nos esforcemos cada día en el consuelo mutuo.

Que hagamos del amor un tipo de motivo para llegar a amarte cada día más. Que demos en todo momento lo mejor de nosotros para ser llegar a ser felices en el hogar.

Que cuando nazca un nuevo día el gran día de ir a tu encuentro, sea tú el que nos concedas el hallarnos para siempre en ti.

Amén.

La oración a la virgen de Juquila por los esposos puede rezarse de manera individual o con tu pareja cada noche antes de dormir.

Oración a la Virgen de Juquila para el Hogar

Gracias a la poderosa oración a la Virgen de Juquila para el Hogar, podemos pedirle a nuestra madre que proteja nuestra vivienda de posibles daños o de malos actos de personas inescrupulosas.

Por eso, esta oración a la virgen de Juquila se puede rezar a diario y en cualquier momento.

Oración a la Virgen de Juquila para el Hogar

¡Divina y gloriosa Virgen de Juquila!, Tú que bendices y proteges la casa donde estas expuesta y es honrada tu sagrada imagen; te elegimos hoy y para siempre por Señora y Dueña de esta casa, te pedimos que te dignes a demostrar en ella tu poderoso auxilio, preservando de las enfermedades, del fuego, del rayo, de las inundaciones, de los terremotos, de los ladrones, de la discordia y de los peligros de la guerra.

Señora Mía, dale tu bendición y protección a quienes aquí viven; y dales la paz, la fe, la verdadera devoción a Dios y a sus hermanos, tolerancia en los pesares, amor por la vida eterna, que puedan conseguir trabajo, empleo y estudio y la virtud de evitar los malos ejemplos, el vicio, el pecado, la condenación eterna y todas las demás desgracias y accidentes.

Amén.

Oración a la Virgen de Juquila de una Madre

Una madre siempre vela por el bienestar de sus hijos y sus seres queridos. Motivo por el cual, nuestra madre María, entiende perfectamente las preocupaciones que podemos sentir por nuestros hijos.

Por eso, podemos acudir en oración a la virgen de Juquila, para pedirle que sea ella quien cuide de nuestros hijos cuando se sientan vulnerables ante cualquier mala situación, y los ayude a tomar las mejores decisiones bajo la voluntad de Dios.

De esta manera, podemos confiar que ellos siempre estarán a salvo, si rezamos con mucha fe y alegría la siguiente oración a la virgen de Juquila de una madre.

¡Madre mía, auxilia a mis hijos! que esta expresión sea el grito de mi corazón desde el amanecer.

¡Oh María Virgen de Juquila!, que tu bendición los escolte, los cuide, los ampare, los aliente, los sustente en todas partes y en todo lo que hagan.

¡Madre Mía, bendice a mis hijos! cuando vayan a su lugar de labores, cuando vayan de un negocio a otro, en cada acción que realicen y en cada paso que den.

¡Madre mía, ayuda a mis hijos! Que tu Santa Bendición, ¡Madre mía!, descienda hasta ellos cuando vayan a buscar la sanación a sus males y el alivio de sus heridas en la corte del entendimiento y la paz.

¡Madre mía! dales la bendición a mis hijos, cuando al anochecer se dirijan a descansar, para empezar el próximo día con nuevos ánimos, para realizar todas sus labores por amor a Dios y así seguir por su camino hacia la eterna Patria.

Haz que tu bendición descienda sobre ellos en el día, en la noche, en el aliento, en la pena, en el trabajo, en su descansar diario, en su salud y sobre todo en sus enfermedades, en la vida y en el día de su muerte, para que sean felices por toda una eternidad.

Amén.

Oración a la Virgen de Juquila del Maestro

Los maestros son una pieza fundamental de la sociedad, porque gracias a ellos, los niños aprenden a leer, escribir y aprenden a relacionarse en sociedad.

Por eso, si te dedicas a esta hermosa labor, puedes rezar con mucha fe, la siguiente oración a la virgen de Juquila para el maestro.

Oración a la Virgen de Juquila del Maestro

¡Oh Virgen de Juquila! Dame el don de tener la paciencia necesaria en mi tarea de Maestro, para que pueda tener la competencia en el trabajo del enseñar pedagógico.

Muéstrame como vivir unido a los alumnos con la conexión de la caridad, a cooperar con sus padres, a alentar sus cualidades personales como estudiante, y saber guiarlos en su educación con asesoramiento adulto y amistad.

Dame un alma abnegada para que yo pueda testimoniar con mi palabra y con mi vida a la eterna Maestra que eres tú, la Madre de Dios.

Que así sea. Amén.

Esta oración a la Virgen de Juquila es perfecta para rezarla en la institución académica el día del maestro.

Oración a la Virgen de Juquila del Estudiante

La vida de estudiante puede ser un poco estresante, sobre todo, cuando llegan los días de presentar las pruebas o exámenes.

Si embargo, no debes afligirte si no entiendes algún tema. En este caso, puedes descansar algunos minutos y pedirle en oración a la virgen de Juquila que te otorgue sabiduría y entendimiento para poder triunfar en cada una de las pruebas que tendrás que presentar.

A continuación, te ofrecemos la mejor oración a la virgen de Juquila para el estudiante, la cual puedes rezar antes de dormir, antes de presentar cualquier prueba, etc.

¡Oh María, Madre mía, Virgen de Juquila!, tú que estas en la santa corte celestial donde hay Sabiduría para siempre, lléname con tu gracia y virtud: para tener mis estudios con dedicación, para educarme con rapidez y tener la confianza y seguridad de salir adelante. Para la Gloria de Dios padre y la salvación de mi alma.

Amén.

Oración a la Virgen de Juquila para los Choferes

El trabajo de los choferes es muy complejo y cansado, porque muchos de ellos duran varias horas al volante, lo cual puede provocar cansancio y fatiga.

Además de eso, están expuestos a muchos peligros en la carretera; por lo que, si eres chofer y eres devoto a la virgen de la Juquila, puedes encomendarte a ella antes de cada viaje.

Para hacerlo, tienes que rezar humildemente la siguiente oración a la virgen de Juquila para los choferes.

Oración a la Virgen de Juquila para los Choferes

¡Otórgame Señora Virgen de Juquila!, la mano dura y la visión vigilante, para que mientras voy conduciendo no cause lesiones a nadie.

A ti Señora, que otorgas la vida y la mantienes, te pido con humildad que cuides hoy de mi vida.

Libera Señora, a quienes están a mi lado, de cualquier malestar, enfermedad, desastre o accidente.

Enséñame a hacer uso de mi carro como auxilio para las necesidades de otras personas.

Señora te pido, que no me lleves hacia el camino de la velocidad, y que, pudiendo admirar lo bello de esta tierra, pueda seguir y llegar a feliz término mi camino.

Te lo pido, Señora, por la intervención de San Cristóbal, quien es el protector de los conductores.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Oración a la Virgen de Juquila para pedir protección

La virgen de Juquila es nuestra madre, por consiguiente, siempre nos cuida de aquello que no quiera dañar física o espiritualmente.

Sin embargo, podemos rezar la siguiente oración a la virgen de Juquila para pedir su protección en cualquier momento.

Virgen de Juquila, mira mi fragilidad, mira los peligros diarios que me acechan, mira el poder de mi enemigo… ¿acaso tengo poder yo para protegerme?, ¿acaso mi Madre no acompañará mis miedos?; poderosa Señora, ruego por tu protección, cuida de mi integridad material y espiritual, como bien lo hiciste con tu hijo cuando en Nazareth crecía y se exponía a todos los riesgos del mundo.

Señora mía, Virgen de Juquila, sé pronta en socorrer mi petición, yo quiero con toda mi fe confiar en que oirás mis súplicas.

¡Oh poderosa Madre!, cuánto deseo tener esa confianza en ti como las aves se confían ante el Señor sin la menor preocupación, y si me abandono en tus maternales brazos gran Señora como Jesús lo hizo y nunca tu amor y tu protección a él le faltaron, tú nos amas a todos con igual e inmenso amor; que agradecido me siento Virgen de Juquila en sentir tu protección.

Quiero tomar tu mano, arroparme con tu sagrado manto, cubrirme con tus oraciones… ¿acaso podré sentir temor si abogada eres de todo aquel que te venera y te ruega?, Virgen de Juquila, toma esta oración, toma mi corazón, concédeme toda protección, dame los méritos que no tengo, dame la fe suficiente; cuanto tú confiaste en tu hijo sabiendo que él nunca te dejaría abandonada o con las manos vacías, de la misma manera deseo acojas mis ruegos, como hare para no desconfiar de tu protección y nunca más dudar de tu amor y fidelidad.

Virgen de Juquila, por mi protección y seguridad a tus pies me inclino, sé que no me esconderás tu mirada, sé que te harás dueña de mis miedos y dudas, contigo ya no sentiré duda; si a tu lado estoy, volver a temer no será necesario.

Gracias Virgen de Juquila porque cuando tu presencia invoco, protegido me siento, cuando te siento cerca, tu manto es mi escudo y si tú estas en medio, es la Madre de Dios quien está conmigo.

Amén.

Novena a la Virgen de Juquila Oaxaca

Novena a la Virgen de Juquila Oaxaca

La novena a la virgen de la Juquila es un proceso de oración continua que se repite durante 9 días consecutivos.

Por lo general, la novena se realiza después de rezar el santo rosario, con el objetivo de obtener la gracia solicitada con mayor prontitud.

¿Cómo se hace una novena a la virgen de Juquila?

Como mencionamos anteriormente, la novena se realiza después de terminar de rezar el santo rosario.

Luego, la novena se comienza de la siguiente manera:

  1. Decimos: “Novena a la Virgen de Juquila”, nos persignamos y rezamos el acto de contrición.
  2. Rezamos cada una de las oraciones de la novena en el siguiente orden: Oración para todos los días, oración diaria y oración final.
  3. Culminamos la novena repitiendo 3 veces la frase “Santa Filomena, Ruega por nosotros”; y luego, rezando las siguientes oraciones: Padre nuestro, Avemaría y Gloria, un Credo y cerramos con la “Oración a la Virgen de Juquila Oaxaca”.

Oración para todos los Días

La oración a la Virgen de Juquila para todos los días, es una plegaria de preparación, a través de la cual podemos realizar la solicitud de la gracia que se desea alcanzar.

Por eso, después de rezar el acto de contrición, debemos rezar con mucha fe la siguiente oración a la Virgen de Juquila.

¡Purísima Virgen María, Hija predilecta del Padre; Madre verdadera del Hijo y Esposa dignísima del Espíritu Santo, ¡templo vivo de la Santísima Trinidad! Juntos todos en vuestra presencia y uniendo nuestro corazón con el vuestro, adoramos su soberana grandeza, confesamos su infinita santidad, le sacrificamos nuestro afecto y con el más profundo respeto le glorificamos porque os ha preservado de la culpa original y os ha llenado de todas las gracias en vuestra concepción. Y para celebrarla dignamente, os suplicamos y lo que sea de su santísima voluntad.

Amén.

(Solicita la gracia que se desea alcanzar con esta novena).

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día primero

María santísima madre de Jesús y madre nuestra, preservada de todo pecado desde el mismo momento de su concepción, siempre escucha las suplicas y atiende las necesidades de sus amados hijos.

Por eso, en este primer día de la novena en su nombre, debemos rezar la siguiente oración a la virgen de Juquila con mucho amor, regocijo y alegría.

¡Purísima Virgen María, Madre de Dios, concebida sin pecado, llena de gracia, enriquecida con la justicia e inocencia original, ¡toda hermosa y sin mancha para ser digna madre de Jesús! Vos, Señora, sois en vuestra Concepción, aquella bella aurora del día dichoso de la gracia, y el oriente feliz del divino sol de justicia que destierra las tinieblas del pecado, destruye las sombras de la muerte y abre las puertas de la gloria.

Alegrémonos, señora, de tus glorias celebrando este día, veneramos tu concepción inmaculada, confesamos que sois toda hermosa y sin pecado.

Nos damos los parabienes y los damos también a tus santísimos padres Joaquín y Ana, glorificamos a la beatísima trinidad porque tanto os enriqueció en este día. Suplicamos Madre Purísima, que nos alcancéis la pureza de nuestra alma y la inocencia de nuestras costumbres, ahora, siempre y en la hora de nuestra muerte.

Que así sea. Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Segundo

La virgen María es conocida como nuestra señora de los ángeles, porque junto con ellos, vela porque sus hijos sigan el camino de Jesús en la tierra. Además de protegernos ante cualquier peligro.

Por consiguiente, en este segundo día de la novena, debemos rezar la siguiente oración a la virgen de Juquila, para enaltecerla y glorificarla.

Purísima Virgen María, Reyna de todos los ángeles, concebida en los candores de la gracia, exaltada sobre los serafines y como la luna llena de todas las virtudes, vestidas de la claridad para mirar a Dios continuamente con los ojos de la fe, en cuya gracia sois más privilegiada que los supremos serafines, ejerciendo la fe con más perfección que todos juntos, pues aun durmiendo velaba nuestro corazón, y vuestro espíritu se conserva estrechamente unido con Dios.

Alegrémonos, señora, de tus glorias, celebrando este día, veneramos tu concepción inmaculada, nos damos los parabienes y también las damos a tus santísimos padres Joaquín y Ana.

Glorificamos a la beatísima trinidad por que tanto os enriqueció en este día, suplicamos que nos alcancéis una viva fe con que, mirando a Dios en esta vida, le veamos en la gloria.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Tercero

La virgen María llevó una vida sencilla, siendo fiel creyente del Dios verdadero. Ella nos enseña a creer en lo imposible.

Por esta razón, en la siguiente oración a la virgen de Juquila, nos alegramos al saber que ella recibió la palabra de Dios, aceptando la voluntad del creador y trayendo a Jesús al mundo para que limpiara los pecados de la humanidad.

Purísima virgen María, Reina de los patriarcas, concebida en gracia, enriquecida con la virtud de la esperanza, con la que deseabais continuamente poseer al mismo Dios, que ya en aquel primer instante os poseía por gracia, y por el ejercicio de esta virtud merecisteis que acelerarse su venida al mundo, y la firmeza vuestra protección.

Alegrémonos, Señora, de tus glorias; celebramos este día de tu concepción inmaculada; te confesamos toda hermosa y sin pecado; nos damos los parabienes, y también a tus santísimos padres Joaquín y Ana.

Glorifiquemos a la beatísima trinidad porque os enriqueció tanto en este día. Suplicamos madre purísima, nos al canséis la virtud de la esperanza, para que, esperando las promesas de Dios en esta vida le poseemos en la gloria.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Cuarto

Gracias a la oración a la virgen de Juquila de este cuarto día de la novena, nos ofrecemos enteramente a nuestra madre santísima; para que sea ella de la mano de Dios, quien guíe nuestras vidas con su amor divino.

Purísima Virgen María, Reina de los profetas, concebida en gracia adornada de todas las virtudes, ricamente vestida de la caridad divina, yo me ofrezco enteramente a ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser, ya que, soy todo tuyo.

¡Oh Madre de bondad!, guárdame y defiéndeme como a pertenencia y posesión tuya.

Alegrémonos, señora, de tus glorias, celebramos este día, veneramos tu concepción inmaculada, te confesamos toda hermosa y sin pecado nos damos los parabienes y también a tus santísimos padres Joaquín y Ana.

Glorificamos a la beatísima trinidad que tanto os enriqueció en este día. Suplicamos, madre purísima y madre del divino amor, le comuniquéis a este fuego celestial, en esta vida ardan para siempre en la gloria.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Quinto

María nunca dudó en arriesgar su vida por la de su hijo, porque fue fiel hasta el momento de la muerte de Jesús.

Motivado a esto, en la oración a la virgen de Juquila de este quinto día, resaltamos las virtudes por las cuales es considerada como la madre de Dios y de la santa iglesia.

Purísima Virgen María, reina de los apósteles, concebida en gracia, adornada de todas las virtudes y especialmente de la prudencia para el hermoso ejercicio de las otras virtudes y acertado gobierno de la santa iglesia de la que tenías que ser Madre.

Tú Madre del mismo Dios y de la santa iglesia, eres mi señora y la Reyna de todas las criaturas.

Alegrémonos, Virgen prudentísima, de tus glorias, celebramos tu concepción inmaculada te confesamos toda hermosura y sin pecado, nos damos los parabienes, y también los damos a tus santísimos padres Joaquín y Ana. Glorifiquémonos a la beatísima trinidad y os suplicamos nos lo participéis para gobernar nuestra vida conforme a la divina voluntad.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Sexto

La virgen María fue adornada con muchas virtudes, siendo una mujer fiel, sincera y, sobre todo, una madre maravillosa.

En la oración a la Virgen de Juquila de este sexto día, entendemos que ella fue adornada de todas las virtudes por la gracia de Dios desde el momento de su concepción.

Purísima Virgen María, reina gloriosa de los mártires, concebida en gracia, adornada de todas virtudes, acompañada de todas de la justicia que santifica y perfeccionada todas las obras de vuestra santísima vida haciéndola más agradable a Dios que todos los justos.

Alegrémonos, Señora, de tus glorias, celebramos tu concepción inmaculada, te confesamos toda hermosa y sin pecado, nos damos los parabienes y también a tus santísimos padres Joaquín y Ana. Glorifiquemos a la beatísima trinidad, que tanto los enriqueció en este misterio

Suplicamos, Madre purísima, nos alcancéis la virtud de la justicia para que seamos justos ahora y en el fin de nuestra vida.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Séptimo

En la oración a la Virgen de Juquila de este séptimo día de la novena, le pedimos a nuestra madre amada y a su hijo Jesucristo, que nos ayude a ser buenos cristianos.

¡Oh Santísimo Hijo de María purísima y benignísimo Redentor nuestro! Así como preservaste a tu madre del pecado original en su Inmaculada Concepción y a nosotros nos hiciste el gran beneficio de librarnos de él por medio de tu santo bautismo, así Te rogamos humildemente nos concedas la gracia de portarnos siempre como buenos cristianos, regenerados en Ti, Padrenuestro Santísimo.

Alegrémonos, Señora de Juquila, de tus glorias, celebramos tu concepción inmaculada, te confesamos toda hermosa y sin pecado, nos damos los parabienes y también a tus santísimos padres Joaquín y Ana. Glorifiquemos a la beatísima trinidad, que tanto los enriqueció en este misterio

Suplicamos, Madre purísima, nos alcancéis la virtud de la justicia para que seamos justos ahora y en el fin de nuestra vida.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Octavo

En la siguiente oración a la virgen de Juquila, le pedimos a nuestra Madre que nos conceda ese amor sincero como el que sintió cuando conoció el plan de Dios para su vida.

¡Oh Santísimo Hijo de María y benignísimo Redentor nuestro! Así como diste a María la gracia de una ardentísima caridad y amor de Dios sobre todas las cosas, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre de Juquila, nos concedas un amor sincero a ti, oh Dios y Señor nuestro, nuestro verdadero bien, nuestro bienhechor, nuestro Padre, y que antes queramos perder todas las cosas que ofenderte con un solo pecado.

Alegrémonos, Señora de Juquila, de tus glorias, celebramos tu concepción inmaculada, te confesamos toda hermosa y sin pecado, nos damos los parabienes y también a tus santísimos padres Joaquín y Ana. Glorifiquemos a la beatísima trinidad, que tanto los enriqueció en este misterio

Suplicamos, Madre purísima, nos alcancéis la virtud de la justicia para que seamos justos ahora y en el fin de nuestra vida.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Día Noveno

En este último día de oración, acudimos a Jesucristo nuestro señor, para que nos brinde su bendición, su protección y nos acompañe hasta el día de nuestra muerte.

¡Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro! Así como has concedido a María la gracia de ir al cielo y de ser en él colocada en el primer lugar después de ti, así te suplicamos humildemente, por intercesión de tu Madre de Juquila, nos concedas una buena muerte, que recibamos bien los últimos sacramentos, que expiremos sin mancha ninguna de pecado en la conciencia y vayamos al cielo para siempre gozar en tu compañía y la de nuestra Madre, con todos los que se han salvado por ella.

Alegrémonos, Señora de Juquila, de tus glorias, celebramos tu concepción inmaculada, te confesamos toda hermosa y sin pecado, nos damos los parabienes y también a tus santísimos padres Joaquín y Ana. Glorifiquemos a la beatísima trinidad, que tanto los enriqueció en este misterio

Suplicamos, Madre purísima, nos alcancéis la virtud de la justicia para que seamos justos ahora y en el fin de nuestra vida.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Oración Final

Con la oración final cerramos el proceso de oración de cada día de la novena a la virgencita de Juquila.

Gracias a ella, reconocemos que somos sus hijos y le pedimos a nuestra madre que nos mire con ojos de compasión y nos brinde su amor.

Purísima Virgen María, Madre verdadera de Jesús y de toda la santa Iglesia y en el misterio de vuestra purísima Concepción, patrona de España; por reverencia a este dulcísimo misterio os suplicamos nos miréis con benignos ojos para que unidos todos como hijos vuestros en caridad perpetua. Vivamos ajustados a nuestras obligaciones, nos alcancéis lo que hemos suplicado y la gracia de una santa y preciosa muerte.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Se puede finalizar la Santa Novena con un Credo y una Salve.

Finalmente, recuerda que, si realizamos las oraciones a la virgen de Juquila con mucha fe, obtendremos la gracia que tanto necesitamos.

Porque si confiamos en Jesucristo y en sus siervos, el responderá a tus suplicas y necesidades; ya que, él mismo llegó a sufrió los dolores, las aflicciones y las enfermedades de la tierra.

Por otro lado, no olvides que, en todofe.com te ofrecemos las mejores oraciones y novenas de los diferentes siervos de Dios, para que con ellas solicites su intervención y obtengas la gracia solicitada con mayor prontitud.