Saltar al contenido

Oración a las Almas del Purgatorio

La oración a las almas del purgatorio es una poderosa plegaria dirigida a los difuntos, con la intención de agradecer o pedir un favor a las ánimas benditas en momentos de desesperación.

Las benditas ánimas del purgatorio son aquellas almas de los difuntos que se encuentran en el proceso transitorio hacia el reino de los cielos. Por ende, estas almas están dispuestas a brindar su ayuda y lograr purgar sus penas para que sean recibidas en el reino de los cielos.

Por esta razón, si te gustaría obtener su ayuda, entonces, a continuación, te ofrecemos las mejores oraciones a las benditas almas del purgatorio para que puedas pedir su ayuda ante cualquier necesidad o momento difícil o de desesperación en el que te encuentres.

Tabla de contenidos

¿Quiénes son las Benditas Almas del Purgatorio?

¿Quiénes son las Benditas Almas del Purgatorio?

Las ánimas del purgatorio son aquellos espíritus de los difuntos que se encuentran purgando sus penas.

Es decir, son personas que vivieron en este plano terrenal y han muerto, pero para poder llegar al cielo, deben ser purificadas.

Ten presente que, estas almas buscan la manera de solventar o cumplir con una misión que en vida no pudieron completar. Además de limpiar sus pecados para poder encontrar el camino al cielo.

Por esta razón, es importante realizar la oración a las almas del purgatorio, para ayudarlas a ascender al cielo a través de ella, porque ellas no pueden purgar las penas por sí solas.

Motivo por el cual, se dice que, por medio de la oración a las almas acompañada con la luz de una vela, las personas las ayudan a purgar sus penas para encontrar el camino al reino de los cielos.

Es por ello que, en modo de agradecimiento, las ánimas cumplen las peticiones que las personas realizan al momento de rezar la oración a las almas.

¿Qué es el purgatorio?

El purgatorio es un proceso de purificación en el que las almas de los difuntos que mueren en paz con Dios gracias a las buenas acciones realizadas en la tierra, buscan la manera de encontrar la santidad necesaria para entrar al reino de los cielos.

Esto quiere decir que, el purgatorio difiere de los castigos que sufren aquellas almas condenadas que mueren en falta con Dios (Castigos del infierno); ya que, estos castigos vividos dentro del purgatorio son temporales y necesarios para encontrar el camino al reino de Dios.

No obstante, las almas de los elegidos pasan por un estado temporal de purificación, incluyendo las almas de las personas que han sido considerados santos y santas (Siervos de Dios) por parte de la iglesia católica.

Sin embargo, también se debe aceptar que las almas que ya han sido condenadas van directamente al infierno. Estás almas condenadas pertenecen a personas que murieron excomulgados o que cometieron pecado mortal en vida y murieron sin arrepentirse.

¿Cuánto tiempo dura un alma en el purgatorio?

Nadie sabe a ciencia cierta cuánto tiempo dura un alma en el purgatorio tratando de purificar sus penas para finalmente poder conseguir su santidad y llegar al reino de los cielos.

Sin embargo, se sabe que, en este estado temporal de purificación, estás almas sufren fuertes castigos durante un periodo de tiempo que varía dependiendo de:

  • La cantidad de faltas cometidas en vida y la malicia con que se realizaron.
  • El arrepentimiento, o no, en vida de los pecados o faltas cometidas.

En este sentido, entendemos que muchas veces las almas desandan en el purgatorio por un largo tiempo, dependiendo de las penas que las aquejan o de la gravedad de las faltas cometidas en vida y de las cuales la persona se arrepintió antes de morir.

🙏 Nota: Las ánimas claman para que alguien con sus oraciones las saque de pena.

¿Qué se les pide a las ánimas Benditas del Purgatorio?

¿Qué se les pide a las ánimas Benditas del Purgatorio?
Oración a las Almas del Purgatorio ¿Que se pide?

La oración a las almas del purgatorio nos permite ayudarlas a purificarse para poder ascender al cielo.

Es por ello que, ellas en gratitud por nuestras oraciones, nos ayudan a cumplir lo que con tanta fe les hemos pedido. Además de protegernos de cualquier mal y peligro.

De tal manera, vemos que, como tal no existe un favor específico que podamos pedirle a las benditas ánimas del purgatorio. Sin embargo, podemos acudir a ellas en cualquier momento de desesperación en el que no puedas encontrar una salida.

Del mismo modo, también debemos ser agradecidos con estas almas y no acudir a ellas solo en momentos de angustia. Pues de vez en cuando podemos ayudarlas en su proceso de purificación a través de la oración a las almas y de la luz de una vela, para que no deambulen por la oscuridad.

¿Qué día se le reza a las ánimas benditas?

Las oraciones a las benditas almas del purgatorio pueden realizarse cualquier día del año, cualquier día de la semana y a cualquier hora del día.

Recuerda que estas pobres almas sufren solas limpiando sus penas y pecados en el purgatorio, y están a la espera de una oración que las ayude a salir de ese lugar para poder disfrutar de la presencia de Dios en el cielo.

No obstante, las personas aseguran que los días lunes corresponden al día de oración a las benditas almas del purgatorio. Donde además sus fieles devotos les ofrecen misas y encienden velas en su honor, para ayudarlas a librar sus almas del pecado.

Además, el 2 de noviembre es considerado el día de todos los fieles difuntos; siendo considerado noviembre como el mes de las ánimas, en el cual muchas personas se unen para realizar oraciones dedicadas a su salvación.

¿Es malo rezar a las Ánimas del Purgatorio?

¿Es malo rezar a las Ánimas del Purgatorio?

Muchas personas creen que realizar oración a las benditas almas del purgatorio es malo. Sin embargo, esto no es así, pues las almas del purgatorio son seres agradecidos, que te brindarán protección y te ayudarán con cualquier favor especial que necesites a cambio de las plegarias y velas que ofreces por su salvación.

Ten presente que, cuando las almas son liberadas del purgatorio y llegan al cielo, ellas no dejan de orar por quienes por ellas oraron.

Las almas del purgatorio son muy agradecidas. Por eso, debemos tratar de tenerlas presente en nuestras oraciones y ofrecer misas y velas para pedir por su eterno descanso.

¿Cuándo es el día de las ánimas Benditas?

Noviembre es el mes de las ánimas. Pero el día de las ánimas benditas o también conocido como “Día de los fieles difuntos” o “Día de muertos”, es una celebración cristiana que se celebra cada 2 de noviembre.

Cada país tiene su propia tradición con respecto a la celebración de este día. Sin embargo, la idea principal es honrar a los muertos y realizar oración a las almas para que logren encontrar reposo y el descanso eterno.

Por otro lado, cabe resaltar que, en algunos países de Latinoamérica, los fieles creyentes de las almas del purgatorio respetan cada día lunes y lo consideran un día especial de petición.

Cuenta la leyenda que las personas que generalmente dedican oración a las almas cada lunes, les encienden una vela a las 10 de la noche como modo de agradecimiento, por la constante protección que estás les brindan.

Sin embargo, se dice que, si las personas dejan de hacer este ofrecimiento de luz y de rezar las oraciones a las benditas almas del purgatorio, estos espíritus inquietos no te dejarán dormir, pues tratarán de llamar tu atención para que no se te olvide alumbrar su camino.

🙏 Sugerencia: Si te gustaría ofrecer oraciones y la luz de una vela a las ánimas benditas del purgatorio los días lunes, puedes decirles al momento del ofrecimiento que les encenderás una vela cada lunes como un acto de agradecimiento, siempre y cuando tengas la posibilidad de hacerlo.

Principales Oraciones a las Benditas Almas del Purgatorio

Si eres fiel devoto a las almas benditas del purgatorio y te gustaría encontrar las mejores oraciones de peticiones o de agradecimiento, entonces estás en el sitio correcto.

A continuación, te ofrecemos la mejor colección de oraciones a las almas benditas del purgatorio, para que con ellas puedas solicitar el favor que con tanta urgencia necesitas, o puedas agradecer a las benditas ánimas por los favores concedidos.

Principales Oraciones a las Benditas Almas del Purgatorio
Oración a las Almas del Purgatorio

Oración por las Almas del Purgatorio

Orar por las almas del purgatorio es un acto de caridad y de amor por quienes han partido de este mundo y se encuentran limpiando sus penas en el purgatorio.

Por eso, si te gustaría hacer un acto de caridad y bondad grato a los ojos de Dios, puedes realizar la siguiente oración por las almas del purgatorio.

Dios omnipotente, Padre de bondad y de misericordia, apiádate de las benditas almas del Purgatorio y ayuda a mis queridos padres y antepasados.

(A cada invocación se contesta: ¡Jesús mío, ten misericordia!)

Padre amado, ayuda a mis hermanos y parientes. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a todos mis bienhechores espirituales. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que han sido mis amigos y súbditos. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a cuantos debo amor y oración. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a cuantos he perjudicado y dañado. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que han faltado contra mí. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a aquellos a quienes profesas predilección. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que están más próximos a la unión contigo. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que te desean más ardientemente. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que sufren más. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que están más lejos de su liberación. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que menos auxilio reciben. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que más méritos tienen. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que fueron ricos aquí, y allí son los más pobres. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los poderosos, que ahora son como viles siervos. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los ciegos que ahora reconocen su ceguera. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los vanidosos que malgastaron su tiempo. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los pobres que no buscaron las riquezas divinas. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los tibios que muy poca oración han hecho. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los perezosos que han descuidado tantas obras buenas. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los de poca fe que descuidaron los santos Sacramentos. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los reincidentes que sólo por un milagro de la gracia se han salvado.     ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los padres que no vigilaron bien a sus hijos. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los superiores poco atentos a la salvación de sus súbditos. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los pobres hombres, que casi sólo se preocuparon del dinero y del placer. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los de espíritu mundano que no aprovecharon sus riquezas o talentos para el cielo. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los necios, que vieron morir a tantos no acordándose de su propia muerte. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que no dispusieron a tiempo de su casa, estando completamente desprevenidos para el viaje más importante. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los que juzgarás tanto más severamente, cuánto más les fue confiado.      ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los pontífices y gobernantes. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los obispos y sus consejeros. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a mis maestros y pastores de almas. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los finados sacerdotes. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los sacerdotes y religiosos. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los defensores de la fe. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los caídos en los campos de batalla. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los sepultados en los mares. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los muertos repentinamente. ¡Jesús mío misericordia!

Ayuda a los fallecidos sin recibir auxilio espiritual. ¡Jesús mío misericordia!

Dales, Señor, a todas las almas el descanso eterno.

Respuesta: Que brille para ellas la Luz Eterna.

Que descansen en Paz.

Amén.

Oración a las Almas del Purgatorio para Pedir un Favor

Gracias a la oración a las almas para pedir un favor, podemos comunicarnos con ellas para solicitar su ayuda, y agracias a esta oración realizada con fe y devoción, obtener el favor especial que con tanta urgencia necesitas.

Oración a las Almas del Purgatorio para Pedir un Favor
Oración a las Almas del Purgatorio para Pedir un Favor

¡Oh Benditas Almas del purgatorio! Ustedes son sabias y agradecidas.

Por eso, vengo esta noche a rogar por sus almas, por el amor de Dios les pido, atiendan mi petición.

¡Oh Pobres almas!, con mucha esperanza acudo a ustedes hoy a pedirles que por la sangre que derramó el sagrado cuerpo de Jesús, atiendan mi petición y oren por mí.

Dios Padre, protégeme de todo mal, cúbreme con tu manto sagrado, guárdame en tu corazón, aleja de mí todo problema, protégeme con tu preciosa sangre.

Dios misericordioso, Padre amoroso, tú eres mi justiciero en la vida y en la muerte, hoy suplico que atiendas mis plegarias y me liberes de todo mal que atormente en mi vida.

Ocúltame señor de los que me quieren dañar, que aún con ojos, no puedan verme, y cuando me intenten atacar, pierdan su vitalidad. Dios, permite que pierdan las ganas de hacer daño.

Sabias Almas Benditas, ante ustedes presento esta solicitud, resulta imposible para mi sostenerme, pero sé que ustedes podrán ayudarme, por el amor de Jesucristo en la Cruz, oren por mí, y yo oraré por ustedes, por favor alcancen esta gracia para mí: “Cuéntales a las ánimas sobre el favor que con urgencia necesitas.” Y Yo “Menciona tu nombre”, su fiel seguidor/a, divulgaré su poder para que recen por ustedes un millar de personas y puedan alcanzar el descanso eterno.

Así será, en el nombre de Jesús.

Amén.

Oración a las Benditas Almas del Purgatorio para Casos Difíciles

Para nadie es un secreto que, muchas veces pasamos por situaciones difíciles en las que no sabemos qué hacer para salir de ellas.

No obstante, debes saber que, gracias a la siguiente oración dedicada a las ánimas del purgatorio, te comprometes a ayudarlas a través de la oración, a cambio de que ellas te ayuden a salir o afrontar alguna situación difícil por la que te encuentres atravesando.

Por el poderoso nombre de Jesús y del espíritu Santo de dios, hoy oro con devoción a las ánimas benditas. Yo sé que ustedes me escuchan, sé que ustedes se encuentran a disposición de las almas desesperadas que atraviesan casos difíciles porque conocen la desesperación de mi espíritu.

¡Oh benditas ánimas! Sean compasivas con mi alma ante esta situación difícil que hoy me aqueja (Cuéntales a las ánimas sobre la situación difícil por la que estás atravesando).

Obren para que esa situación que perturba mi paz sea resuelta de manera inmediata. Pues no quiero que mi espíritu esté afligido

Yo les prometo de corazón orar constantemente por ustedes y rogar sin cesar por la liberación de sus almas.

Almas afligidas y tristes, prometo no olvidarlas en mis oraciones diarias. Permítanme poder salir de la situación difícil por la que hoy acudo a ustedes.

Que así sea en el poderoso nombre de Jesús.

Hijo de Dios padre Todo poderoso

Amén.

Oración a las Ánimas Benditas del Purgatorio para Peticiones Urgentes e Imposibles

Si estás pasando por una situación difícil y consideras que es un caso imposible. Entonces, puedes pedirle en oración a las benditas almas del purgatorio que te ayuden con esa gran necesidad que tienes.

Oración a las Ánimas Benditas del Purgatorio para Peticiones Urgentes e Imposibles
Oración a las Almas del Purgatorio para peticiones urgentes

Señor Jesucristo, tú que eres misericordioso con todas las almas que se encuentran en pena porque todavía no pueden estar cerca de ti.

Hoy vengo a pedirte por ellas, para que perdones todos sus pecados y que puedas ayudarlos a ver la luz y así puedan encontrar el camino para encontrarte en el cielo.

Te pido señor mío que muy pronto puedan curar todas las deudas que tienen sus almas y así tengan la oportunidad de disfrutar de la gloria de estar a tu lado por toda la eternidad.

Padre amado, te ruego que les ayudes a obtener el descanso eterno, Señor, para que puedas librarlos del sufrimiento y de los fuegos del infierno. Almas benditas del purgatorio, les pido que se arrepientan de todos sus pecados y que busquen la luz eterna que brilla para ustedes.

Les pido que no tengan miedo de seguir a nuestro Señor, ya que cuando él los vea arrepentidos y puros, podrá recibirlos en su Reino con todo el amor que siente.

Virgen María, tú que eres nuestra intercesora, te ruego que puedas interceder por las almas benditas que están en el purgatorio, que es el lugar que está más alejado de las puertas del cielo. Además, te pido que me ayudes con esta gracia que hoy solicito (hacer tu petición).

Reza e intercede ante el Señor para que nos pueda escuchar y visitarnos, para que mi oración pueda ser escuchada en esta situación y así mis oraciones puedan ser elevadas hasta nuestro señor, pudiendo conseguir la liberación de sus almas.

No hay un dolor más grande que estar lejos de ti, Señor. Es por eso que desde el fondo de mi corazón lloro por todas aquellas almas de mis parientes y de mis seres queridos que en estos momentos no se encuentran a tu lado. Te ruego que tengas misericordia de ellos y de mi alma en el momento de mi muerte, para que pueda estar junto a ti.

Las almas del purgatorio acuden a mi llamado, me entienden debido a que tú fuiste parte de este mundo terrenal y conoces el sufrimiento de las personas, por lo que conoces el deseo de mi corazón y siempre me enseñas por medio del poder de tu intercesión.

Deseo que pronto puedan ver el rostro de nuestro Señor y sentirlo en su corazón por toda la eternidad.

Amén.

Oración a las ánimas del Purgatorio por el Descanso de los Difuntos

Orar por el descanso de los difuntos es un acto de bondad hacia estos seres que se encuentran padeciendo terribles castigos en el purgatorio. Ya que, existe una dependencia de estas almas por nuestras oraciones, porque gracias a ellas pueden purificarse y encontrar el camino al reino de Dios.

Recuerda que no debemos negar nuestra ayuda a quien lo necesite… Por eso, ¿cómo vamos a negar nuestras oraciones a estas nobles almas del purgatorio? Ayudemos a que el señor les de el descanso eterno, realizando la siguiente oración a las benditas almas del purgatorio.

Benditas y santas ánimas del purgatorio, ustedes que son intercesoras y esclavas de amor al padre. Ustedes son aquellas ánimas sufrientes, para quienes ya la bienaventuranza está segura, que por amor suplican a Dios por nosotros en la tierra; Benditas y santas ánimas, por el eterno descanso de todos los difuntos a ustedes recurro.

Ánimas benditas, su intercesión Dios no desprecia, que especialmente los difuntos que sin arrepentimiento se han ido, los difuntos más necesitados de la misericordia divina  y que los más alejados de la gracia de Dios partieron, sean quienes por su santa intercesión alcancen la misericordia eterna y el perdón divino.

Benditas ánimas del purgatorio para quienes la bienaventuranza ya ha sido concedida por el Padre, que mediante el amor que dan y reciben puedan interceder al Trono Divino y lograr el descanso eterno de todos los difuntos que esperan la misericordia y la compasión del padre.

Ánimas benditas del purgatorio, gracias porque por el fuego del inmenso amor con que esperan su paso definitivo al cielo eterno, y por su intercesión han logrado el favor que con fe en esta oración se pide para el descanso eterno de todos los fieles difuntos.

Que así. Amén.

Rezar tres Padre Nuestro y tres Ave Marías por el descanso eterno de todos los fieles difuntos.

Oración por los Padres Padres Difuntos

Cuando nuestros padres mueren es muy difícil aceptar que ya no están más en este mundo terrenal para seguir compartiendo con nosotros.

Sin embargo, en este caso, podemos demostrarle a nuestros padres difuntos el amor que por ellos sentimos, realizando oraciones para salvar su alma del purgatorio.

Por esta razón, a continuación te dejaremos una oración especial dedicada a los padres difuntos.

Oración por los Padres Padres Difuntos
Oración a las Almas del Purgatorio por los padres

Dios amado y bendito, hoy vengo ante ti para solicitarte una petición. Tú en tu santa palabra nos indicas que debemos honrar a nuestro padre y a nuestra madre.

Hago todo lo que puedo por seguir cumpliendo tu palabra y el día de hoy te pido que puedas tener la dicha, solo si es tu voluntad, de darle a mi padre/madre (Menciona el nombre de tu padre), la misericordia y la piedad para que puedan tener el descanso necesario que su alma necesita.

Te ruego que no recuerdes los pecados que mi padre y madre pudieron haber cometido mientras estaban con vida, y pedirte con todo mi corazón que me puedas dar el maravilloso honor de verlos en la eternidad llenos gran felicidad y tranquilidad, en el nombre de Jesús.

Amén.

Oración a las Benditas Almas del Purgatorio para pedir Protección

Generalmente, se dice que las benditas ánimas acompañan y protegen a aquellas personas que con fe y devoción oran por ellas para que obtengan el descanso eterno.

Estás almas del purgatorio son muy agradecidas, sobre todo, con aquellos que no solo realizan la oración a las almas, sino que también, les ofrecen una vela con la intención de alumbrar su camino.

Por eso, si te gustaría pedirles protección, puedes realizar con mucha fe, la siguiente oración.

En el nombre de mi amado Padre Jesús, oro por las ánimas benditas del purgatorio, para que atiendan mi llamado desesperado.

Pido con insistencia por protección, siento que la oscuridad me acecha y mi alma no tiene descanso por el mal de mis enemigos.

Por favor ánimas benditas, protejan mi cuerpo y mi alma en la tierra, que el mal sea alejado de mis pasos.

Cubran mi alma de todo daño y bríndenme la luz para que mis pasos no tropiecen.

Ustedes que conocen el dolor almas benditas, les pido que resguarden mis caminos cada día de mi vida.

Que mi salida y mi retorno a casa sea guardado siempre por ustedes.

Prometo tenerlas siempre presente en mis oraciones, para ayudarlas a purificar sus penas.

Que así sea, en el nombre de Jesús.

Amén.

No olvides que puedes realizar esta oración acompañada de la luz de una vela blanca en modo de agradecimiento por la protección que las benditas almas te brindarán. Pues el ofrecer una vela es un acto de devoción, sinceridad y ayuda para ellas.

Oración a las Ánimas del Purgatorio para Alejar a una Persona

Las ánimas del purgatorio pueden cumplir con las peticiones que realizan quienes por el descanso de sus almas oran.

Por ello, a continuación, te dejaremos una oración en la que puedes pedirle a las benditas almas del purgatorio que te ayuden a alejar a las personas malas de tu vida, alejar a aquellas personas chismosas y envidiosas que solo atraen energía negativa.

Oración a las Ánimas del Purgatorio para Alejar a una Persona
Oración a las Almas del Purgatorio para alejar a alguien

Animas benditas del purgatorio, en este preciso momento, me dirijo a ustedes para importunarlas con favor urgente que necesito, con la esperanza de que ustedes tengan a bien concederme tan rápido como les sea posible.

Les pido que alejen a toda mala persona de mi vida, que alejen a cualquier persona que quiera dañarme o perjudicarme de alguna manera.

Les pido su protección para que los malos deseos y la envida no me alcancen y pueda vivir siempre en tranquilidad, paz y armonía.

Benditas ánimas lindas, yo iluminaré con cirios los altares y de rodillas rogaré a Dios por su descanso eterno.

Por favor, intercedan ustedes también por mí ante el creador, para que cualquier persona que llegue con malas intenciones a mi vida, se aleje inmediatamente de ella.

Ustedes saben ánimas benditas que yo les voy a compensar con mis oraciones a su favor, que yo no cesaré de orar por el descanso eterno de sus almas y que, además, haré que se oficien misas en pro de la liberación de sus atormentadas almas para que Dios las saque de pena y las lleve a descansar.

Amén.

Oración a las Ánimas del purgatorio para Alejar a los Enemigos

Para nadie es un secreto que por muy buenas personas que seamos, en algún momento de nuestras vidas podemos llegar a tener problemas con alguien y hasta ganarnos enemigos sin necesidad.

Por eso, si tienes enemigos que quieran hacerte daño, entonces puedes pedirle en oración a las benditas almas del purgatorio, para que te ayuden a alejarlas y que te conviertas en un ser invisible para ellos y sus ataques.

Ánimas benditas del purgatorio, les ruego por su bendición, pido una pronta y eficaz protección ante mis enemigos, por el amor del Padre y los méritos logrados en la tierra, ruego el destierro de mi lado de toda persona o espíritu con intenciones de provocar en mi humanidad algún daño o perjuicio.

Ánimas lindas del purgatorio, les suplico que se me conceda la gracia de permanecer invisible a su mirada, a su maldad y al peligro de caer en sus malvadas manos; acaso cuando invoco su presencia y pido auxilio, mi oración no será escuchada.

Ánimas benditas del purgatorio, no me desamparen, me siento en peligro y vulnerable ante el poder de mi enemigo que aplasta y me roba la tranquilidad con solo saber que está cerca de mí, espero y confío en que por el poder del cual ya gozan en el purgatorio,  no me dejen caer en sus manos y lo alejen para siempre de mi vida; especialmente en los momentos cuando el peligro de verme bajo su influencia y su alcance logra llenarme de miedo y temor; ¿acaso mi enemigo podrá lograr vencerme cuando yo he recurrido al poder celestial en manos de las Ánimas benditas del purgatorio?

Ánimas benditas del purgatorio, ruego a su poder de intercesión, para que todo cuanto enemigo material o sobrenatural sea vencido por el poder celestial; pido que por el poder de esta oración, sea alejada de mi presencia malvada, toda envidia, odio, todo poder oculto como brujería, hechicería, amarres, rezos, y cualquier maldición que sobre mí pueda entrar y causar daño. Libren a mis seres queridos y a mis bienes materiales también de su alcance; ¿acaso el poder del mal sobre las manos de mi enemigo habrá de vencer el poder divino otorgado por el Padre a quienes le suplican?

Venerables Ánimas benditas del purgatorio, suplico alejen de mí todo mal pensamiento causado por el enemigo espiritual, pensamientos que me inducen a acciones malvadas, cuya intención se basa en el amor y en la intercesión por quien aún peregrina en este mundo, soporta el mal y la esclavitud del pecado en manos del enemigo, ruego con la fe que me otorga el al Padre, no permitan que yo pueda caer en las manos del enemigo de este mundo, del enemigo que no puedo ver, del enemigo de mi alma, de mi cuerpo, del enemigo de mis seres queridos y de mis bienes materiales necesarios para mi subsistencia; ¿acaso yo que soy hijo de un Padre eternamente bondadoso caeré en manos de mi enemigo? Por su puesto que no.

Ánimas benditas del purgatorio, por favor escuchen mis peticiones y les prometo mantenerlas siempre presentes en mis oraciones.

Que así sea, en el nombre de Jesús. Amén.

Oración por nuestros Familiares Fallecidos (Por la Familia)

Realizar una oración por las almas de nuestros familiares fallecidos es un acto de amor por ellos, porque nuestras oraciones los ayudarán a limpiar sus penas y poder descansar en paz por la eternidad.

Por eso, te recomendamos tener presente en tus oraciones a las almas de tus familiares que han fallecido, y que probablemente se encuentran en el purgatorio limpiando sus penas en busca del descanso eterno. Para ello, puedes realizar la siguiente oración.

Oración por nuestros Familiares Fallecidos (Por la Familia)
Oración a las Almas del Purgatorio por la familia

Querido Dios, hoy vengo a pedirte que por favor escuches mis súplicas. Tú en tu grandeza sabes que el dolor y el sufrimiento son una de las tragedias que vivimos cada día y estoy consciente de que eso no es lo que deseas para nosotros, y menos la muerte.

Pero hoy te pido que me concedas la más bendita petición de mirar las almas de mis familiares que se encuentran dormidos en la muerte

Amado Padre, ten compasión de ellos y por favor pasa por alto sus errores y pecados que como humanos imperfectos cometieron. Permite que tengan el descanso eterno y estén felices disfrutando de tu Gloria por toda la eternidad.

Amén.

Oración de los Lunes a las Almas del Purgatorio

La oración a las benditas almas de los lunes es una plegaria muy poderosa, porque está dirigida a Dios y a su hijo para rogar por la liberación de estas pobres almas que sufren a causa de las penas y deudas pendientes que dejaron en vida.

Los fieles creyentes realizan esta oración a las almas cada lunes, acompañada con la luz de una vela, para pedir por su descanso eterno y recibir a cambio su protección.

¡Oh Todopoderoso Señor nuestro!, que por tu inmenso amor por el hombre te has dignado a encarnarte en el vientre de la Virgen María, vivir con dificultad, sufrir tu pasión más dolorosa y respirar en la cruz, por todos los méritos que nos has procurado con tu Sangre más Preciosa.

Por favor, te pido que dirijas una mirada lamentable a los tormentos que sufren en el purgatorio esas pobres almas que, a partir de este valle de lágrimas en su gracia, ahora están sufriendo para pagar las deudas que aún tienen hacia su justicia divina.

Acepta, por lo tanto ¡Oh Señor misericordioso! las oraciones que humildemente levanto por ti: llámalos desde esa oscura prisión a la gloria del Paraíso. Acuérdate especialmente de las almas de mis parientes, benefactores espirituales y materiales, y de todas aquellas almas con las que he sido pecador con mi mal ejemplo.

Santísima Virgen, Madre compasiva, consoladora de los afligidos, intercede por esas almas pobres para que, por tu oración más poderosa, puedan volar lo antes posible para disfrutar del Paraíso que tu Hijo les ha preparado con su pasión y muerte.

Rezar un Padre Nuestro, Avemaría, Gloria y Descanso Eterno.

Oración a las Almas del Purgatorio para encontrar Objetos Perdidos

Cuando hemos perdido algún objeto podemos pedir la ayuda de las benditas almas del purgatorio. Ellas din duda alguna podrán ayudarte a encontrar ese objeto que tanto deseas y necesitas recuperar.

Oración a las Almas del Purgatorio para encontrar Objetos Perdidos
Oración a las Almas del Purgatorio para encontrar cosas perdidas

¡Ánimas benditas! hoy vengo ante ustedes, para que puedan usar sus poderes para cumplir la petición que vengo a hacerles.

Ustedes que se encuentran en el purgatorio, les pido que me escuchen en este momento.

Estoy buscando un objeto que es mío, el cual he perdido y no logro conseguirlo (Menciona aquí el objeto que estás buscando).

Sé que es un pedido material, pero se trata de un objeto importante para mí, motivo por el que pido que utilicen sus poderes divinos para poder encontrar este objeto en donde sea que se encuentre.

En caso de que el objeto esté en manos de otra persona, pido para que esta persona que ha tomado algo que era mío sienta remordimiento para que pueda regresarlo.

En caso de que esté en un lugar en el que pueda verlo, pido que sean mis ojos los que sean capaces de encontrar este objeto o lograr encontrarlo en el lugar más inhóspito.

Les pido para que me puedan prestar sus dones y para que así pueda ser capaz de encontrar este objeto tan importante.

Confío en que tengan buenas intenciones y en que puedan ayudarme a encontrar (Menciona aquí el objeto que estás buscando).

Les doy las gracias ánimas benditas del purgatorio y prometo tenerlas siempre presente en mis oraciones si me ayudan a encontrar este objeto perdido de gran valor para mí.

Amén.

Sugerencia: Si te gustaría encontrar otras oraciones similares, en nuestro artículo de “Oraciones para encontrar objetos perdidos” encontrarás la mejor colección de ellas.

Oración a las Almas del Purgatorio para el Amor

Si te gustaría recuperar al amor de tu vida, puedes acudir en oración a las almas del purgatorio para que te ayuden a que ese ser amado vuelva a ti.

Ten en cuenta que las benditas ánimas no te ayudarán si ven que llegas de manera desesperada en busca de ayuda, porque no les gusta esa energía.

Por eso, de buena fe puedes realizar la siguiente oración a las almas del purgatorio, para que te ayuden a que ese ser amado que tanto extrañas y anhelas, regrese nuevamente en tu vida.

Santas y poderosas ánimas, que purgando vuestras faltas estáis, sufriendo y penando solitas, torturadas por el fuego, abrasadas por la sed, a Dios pido con devoción que os otorgue su perdón.

Vosotras que fuisteis humanas, y de amores y penas sabéis, concededme este deseo que os pido con devoción porque yo también estoy sufriendo por un mal devorador, que me consume y aflige, ya que he perdido a mi amor.

Haced que regrese a mí, para que acabe mi pena, para que mis lágrimas cesen, para que pueda recuperar mis ilusiones perdidas y las ganas de vivir que se llevó su partida, yo rogaré a Dios, día a día, con toda mi devoción, para que Él que es Justo Juez, os otorgue su perdón, y os lleve a descansar junto a su Madre querida.

Santas ánimas benditas, rogadle a Dios por mí, que por vosotras rogaré yo, susurrad a mi amado mi nombre, ablandad su corazón, que lo endulce mi recuerdo, que añore mi pasión, que sin mí no pueda estar como tampoco puedo estar yo sin él.

Gran favor es el que os pido, un milagro para mí, pero sois compasivas y buenas, y aunque ahora estéis penando, muy pronto estaréis con Dios, y mi devoción tendréis por el favor concedido, si me traéis a mi amado, humilde, manso y arrepentido.

Santas y poderosas ánimas, que purgando vuestras faltas estáis, sufriendo y penando solitas, torturadas por el fuego, abrasadas por la sed, a Dios pido con devoción que os otorgue su perdón.

Así sea ahora y siempre, para gloria de Dios y vuestra.

Amén.

Oración a las Almas del Purgatorio para el Dinero

Las benditas ánimas pueden ayudarte a conseguir y atraer el dinero y la prosperidad a tu vida, siempre y cuando seas agradecido con ellas.

Por esta razón, si te gustaría tener una mayor prosperidad económica, debes rezar la siguiente oración a las almas y ofrecerles la luz de una vela cada lunes (Siendo sincero con ellas de que lo harás siempre y cuando tengas la posibilidad de hacerlo).

Oración a las Almas del Purgatorio para el Dinero
Oración a las Almas del Purgatorio para el dinero

Ánimas benditas del purgatorio, hoy recurro a ustedes en busca de ayuda, para que con tu misericordiosa solidaridad y tranquilidad en este momento de penumbra y tempestad en el necesito guía y apoyo.

Vengo cabizbajo a pedir por mí y por los míos. Ayúdenme a eliminar todo bloqueo que se presente en mi camino, Ayúdenme a obtener abundancia, Ayúdenme a sobreponerme a cualquier problema.

Yo pediré por ustedes, para que cese su sufrimiento.

Agobiado por esta interminable situación, me encuentro con la obligación de postrarme ante ustedes, ánimas benditas, porque en aun en ese sufrimiento constante que padecen siguen ayudando y ofreciendo consuelo a quienes de ustedes necesiten y quien por ustedes ore.

Me comprometo a pedir por la salvación y redención de todas ustedes.

Benditas almas del purgatorio oren por mí ante los ojos de nuestro Padre, en sus misericordiosas manos dejo mi difícil situación.

Vagando por esta vía solitaria la cual llamamos vida, enfrentándome al sufrimiento, lo único que hago es pensar en ustedes, que sufren los más crueles castigos en busca de la salvación eterna.

A pesar de todo, sigues de pie, auxiliando al que te necesita, liberándolo de penosas circunstancias.

Sólo me queda prescindir de mis necesidades banales, y pedir que me socorran.

Necesito estabilidad económica, para mí y para mi familia. Estaré en infinita deuda con ustedes, pediré por el perdón de sus almas.

Amén.

🙏 Nota: Por lo general, las personas prefieren hacer este tipo de solicitudes al ánima sola. Sin embargo, es importante resaltar que el ánima sola no es reconocida por la iglesia católica y se dice que es un alma que, aunque puede ayudar a las personas, también puede llegar a dañarlas si no cumplen sus promesas.

Oración para Liberar a 1000 almas del Purgatorio

Esta oración es una revelación que Jesús le hizo a Santa Gertrudis (Monja mística), donde asegura que cada vez que alguien la recita de buena fe, serán liberadas 1000 almas del purgatorio.

Es nuestro deber como cristianos orar para que Dios perdone los pecados y libere estas almas en pena del purgatorio. Para ello, solo debes realizar con mucha fe la siguiente oración.

Padre eterno, te ofrezco la preciosísima Sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las misas celebradas hoy a través del mundo, por todas las benditas ánimas del purgatorio, por todos los pecadores del mundo. Por los pecadores en la iglesia universal, por aquellos en mi propia casa y dentro de mi familia. Amén.

Oración a las Trece Ánimas Benditas para Peticiones Imposibles

En la región de Chiclayo en Perú veneran a las 13 ánimas benditas, esto se debe a que después de ciertas tragedias ocurridas en dicha región, comenzaron a crear fosas comunes para enterrar los cuerpos que no eran reclamados o no podían ser reconocidos.

Estos restos con el paso del tiempo fueron trasladados a la capillita de chiclayo en la que se veneraban y se rezaba por el descanso eterno de estas almas. Sin embargo, luego de un incendio, el número de cráneos se redujo a 13 y desde ese entonces nace la devoción por las 13 ánimas benditas del purgatorio.

Por eso, si te gustaría acudir en oración a las 13 almas del purgatorio para pedir un favor imposible, solo debes rezar con mucha fe la siguiente plegaria.

Oración a las Trece Ánimas Benditas para Peticiones Imposibles

Oh, Mis 13 Almas Benditas, Sabias y Entendidas, a ustedes hoy vengo a rogar, por el Amor De Dios, que atiendan mi petición.

Mis 13 Almas Benditas, Sabias Y Entendidas, a ustedes les pido por la sangre que Derramó, el Sagrado Cuerpo De Jesús, que Oigan Mis Peticiones, y oren Por Mí.

Mi Señor Jesucristo,protégeme Con Tus Brazos, guárdame En Tu Corazón.Que Me Protejan Tus Ojos.

¡Oh Dios De Bondad! tú que eres Mi Abogado, en La Vida Y En La Muerte. Te Ruego Que atiendas Mi Suplica, y Me Libres De Mis Males y Me Des Suerte En La Vida.

Ocúltame Señor de Mis Enemigos, que Teniendo Ojos, No Me Vean, y que Cuando Me Presientan, pierdan las fuerzas y las Ganas De Causar Mal.

Mis 13 Almas Benditas, Sabias y Entendidas, Les traigo esta Solicitud, esto Que Resulta, Imposible Para Mí, Pues Sé Que ustedes pueden realizarla.

Por El Amor De Dios espero alcanzar esta Gracia Para Mí, (Hacer Aquí tu Petición Con Mucha Fe).

Y Yo Decir( Decir tu Nombre), Fiel Devota, Divulgare Esta Oración, para Que Recen, por ustedes.Y de esta manera, poder llegar Al Cielo.

Así Sea, Así Será.

Amén.

Rezar 13 Padrenuestros y 13 Avemarías.

Esta oración se recomiendo realizarla durante 13 días consecutivos, en caso de que la necesidad o favor sea un imposible.

Oración a la Virgen María por las Ánimas del Purgatorio

La Virgen María es nuestra madre amorosa, a ella podemos acudir para pedir por las benditas almas del purgatorio. Porque recuerda que rezar por ellas es un verdadero acto de caridad, de amor al prójimo y de bondad.

Las almas del purgatorio se encuentran en expiación de sus pecados para lograr el descanso eterno, y para ello, nuestras oraciones son de gran ayuda.

Por eso, pidamos a María Santísima que sea intercesora de estas pobres almas ante Dios, para que puedan limpiar sus culpas, sean perdonados sus pecados y puedan encontrar el camino al reino de los cielos.

Santísima Virgen María, Reina del Purgatorio; vengo a depositar en tu Corazón Inmaculado, una oración en favor de las almas benditas que sufren en el lugar de expiación.

Te ruego madre amada que te dignes a escucharla, piadosa Señora, si es ésta tu voluntad y la de tu misericordioso Hijo, entonces que se cumpla.

María, Reina del Purgatorio, te ruego por aquellas almas por las cuales tengo o pueda tener alguna obligación, sea de caridad o de justicia.
Rezar un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Dales, Señor, el descanso eterno.
Que brille para ellas la luz perpetua.

Que descansen en paz.
Amén.

Oración de las llagas de Santa Brígida por las Almas del Purgatorio

Santa Brígida fue una religiosa católica, patrona de Suecia. Además, fue una mística que tuvo visiones sobre el purgatorio, donde asegura que éste se divide en 5 niveles.

Como Santa Brígida fue una santa con este don, podemos acudir a ella en oración, para pedirle por el eterno descanso de las benditas almas del purgatorio.

Oración de las llagas de Santa Brígida por las Almas del Purgatorio
Oración a las Almas del Purgatorio de Santa Brígida

Rezo para que tengas tu camino divino dentro de esas vidas que esperan ser juzgadas, por las llagas de Santa Brígida.

Por la razón de que el evangelio fue proclamado, incluso a los muertos, fue para que, aunque hayan sido juzgados en la carne como todo el mundo es juzgado, puedan vivir en el Espíritu como Tú.

Ellos esperan con la esperanza de que puedan pasar la eternidad viviendo en el Espíritu como Tú lo haces.

Hermosa, entiendo que todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno de nosotros reciba lo que le corresponde por las cosas que hizo mientras estuvo en el cuerpo, ya sean buenas o malas.

Rezo por las almas del purgatorio porque Tú evalúas correctamente todo lo que han hecho, tanto bueno como malo.

¡Oh Dios misericordioso! Rezo por la protección de sus almas, en el nombre de Jesús.

Dios de los Cielos, al reflexionar sobre las almas del purgatorio que esperan su juicio y se enfrentan a la salvación o a la condenación, ruego que me purifique de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, perfeccionando la santidad por reverenciarte.

Señor, ruego que los que esperan en el purgatorio consideren esto también, todos seremos responsables de nuestras acciones, nadie será excusado, así como tu palabra me dice.

Juez Justo, la palabra declara que, así como las personas están destinadas a morir una vez, después de eso enfrentarán el juicio.

Ruego al Padre celestial por aquellos en el purgatorio que ya han muerto una vez y ahora esperan el juicio. Estoy agradecido de que Tú eres un Dios justo que juzgará a todos por igual de acuerdo a tu voluntad.

Gracias por tu omnipotencia y naturaleza justa, sé que también van a juzgarme algún día, y ruego que tu Espíritu continúe guiándome hasta ese día.

Bendito Salvador, rezo por las almas que esperan en el purgatorio ahora mismo hasta el día del juicio. Me regocijo por aquellos que obedecieron tu palabra, y se esforzaron por vivir en paz con todos en la tierra y se propusieron ser santos; sin santidad, nadie te verá.

Rezo para que yo también permanezca santo mientras esté en la tierra porque el objetivo final es verte y gritar «santo, santo, santo» como lo hacen las huestes celestiales.

Precioso Padre, ruego por las almas del purgatorio que esperan que su trabajo se muestre como lo que es, porque el Día lo sacará a la luz, por las llagas de Santa Brígida.

Te agradezco porque todas las cosas deben estar en la verdad y a la luz sin importar cuán oscuras o claras sean.

Bendito sea Tu Nombre Padre, Amén.

Oración a San Nicolás de Tolentino para pedir por el Descanso de las Ánimas del Purgatorio

San Nicolás de Tolentino fue un sacerdote italiano muy devoto a las almas del purgatorio. Se dice que las personas pueden acudir a él en oración para pedir por el alivio y descanso de las benditas almas del purgatorio.

Para ello, podemos rezar la siguiente oración a San Nicolás de Tolentino, para pedirle por el eterno descanso de las ánimas del purgatorio.

Glorioso y protector San Nicolás de Tolentino. Conozco tu gran poder y lo que puedes llegar a realizar, te pido por favor que puedas darle a todas aquellas almas benditas que se encuentran sufriendo en el purgatorio el descanso eterno.

Que con tu humildad puedas liberarlos de las penas, de todos sus dolores, malestares e inquietudes.

Que en este punto que ya han dejado este mundo puedan ser felices y así recorran el camino hacia la luz y a su vez conseguir la tranquilidad que ellos necesitan.

Soy un humilde siervo que no merece pedirte esto, pero si es tu voluntad, te solicito que sea concedido el descanso eterno a todas las benditas almas del purgatorio, especialmente el alma de (Nombrar a los amigos, familiares o conocidos que han fallecido y por quienes elevan esta oración).

San Nicolás de Tolentino, te ruego que escuches mis súplicas y ayudes a esas pobres almas del purgatorio a encontrar el camino hacia el reino de Dios.

Amén.

Oración a San Agustín por el Descanso de las Almas del Purgatorio

San Agustín fue obispo católico y filosofo cristiano que creía en la doctrina del purgatorio. Por esta razón, las personas acuden a él en oración para pedir por el eterno descanso de las benditas ánimas del purgatorio.

Oración a San Agustín por el Descanso de las Almas del Purgatorio

San Agustín, tú en tu eterna luz y en tu pureza te pido que me escuches. Tu solo sabes que nuestro Señor Jesucristo al llegar a la tierra pudo conocer la muerte y conociste como sufrió, las lágrimas que derramó y conoces que este es el peor destino que uno puede tener.

Pero en tu grandeza te pido por favor puedas concederme el honor de darle a todas aquellas personas que se encuentran en el purgatorio la tranquilidad y la paz que cada uno de ellos necesita.

Te pido especialmente por el alma de (Nombrar a los amigos, familiares o conocidos que han fallecido y por quienes elevan esta oración), para que el señor les perdone sus culpas y los lleve a la vida eterna.

Amén.

Salmo para las Almas del Purgatorio (7 Salmos Penitenciarios)

Los salmos son alabanzas a Dios y gracias a ellos podemos ayudar a las almas a purgar sus penas, al dedicarle a nuestro Señor los siguientes salmos penitenciarios por las almas del purgatorio.

Por otro lado, es importante acotar que estos salmos se conocen como los salmos de arrepentimiento, y también nos dejan muchas enseñanzas sobre cómo debemos actuar en vida para que después de muertos, podamos gozar del reino de los cielos.

Salmo 6

El salmo 6 nos habla sobre la actitud que debemos tomar ante las dificultades de la vida y del sufrimiento.

Por eso, debemos acudir a Dios en oración para que nos ayude a salir de la angustia profunda en la que nos encontramos y en las que probablemente se encuentras las benditas almas del purgatorio.

1.Señor, no me reprendas en tu ira, ni me castigues si estás enojado.

2.Ten compasión de mí que estoy sin fuerzas; sáname pues no puedo sostenerme.

3.Aquí estoy sumamente perturbado, y tú, Señor, ¿hasta cuándo?…

4.Vuélvete a mí, Señor, salva mi vida, y líbrame por tu gran compasión.

5.Pues, ¿quién se acordará de ti entre los muertos? ¿Quién te alabará donde reina la muerte?

6.Extenuado estoy de tanto gemir, cada noche empapo mi cama y con mis lágrimas inundo mi lecho.

7.Mis ojos se consumen de tristeza, he envejecido al ver tantos enemigos.

8.de mí, ustedes malvados, porque el Señor oyó la voz de mi llanto.

9.El Señor atendió mi súplica, el Señor recogió mi oración.

10.¡Que todos mis contrarios se confundan, y no puedan reponerse, que en un instante se corran, llenos de vergüenza!

Salmo 31

El salmo 31 nos enseña que la fe hacia Dios nos da un motivo de satisfacción y de surgimiento para continuar con nuestras vidas.

De esta manera, nos alejamos de cualquier mal pensamiento o acto indebido que ensucie nuestra alma y lograr de esta manera poder ir al purgatorio y encontrar con prontitud el camino al reino de los cielos.

Salmo 31

1.A ti, Señor, me acojo, no quede yo nunca defraudado: ¡tú que eres justo, ponme a salvo!

2.Inclina tu oído hacia mí, date prisa en librarme.

3.Sé para mí una roca de refugio, el recinto amurallado que me salve.

4.Porque tú eres mi roca y mi fortaleza; por tu nombre me guías y diriges.

5.Sácame de la red que me han tendido, porque eres tú mi refugio.

6.En tus manos encomiendo mi espíritu, y tú, Señor, Dios fiel, me librarás.

7.Aborreces a los que adoran ídolos vanos, pero yo confío en el Señor.

8.Gozaré y me alegraré de tu bondad porque has mirado mi aflicción y comprendido la angustia de mi alma;

9.no me dejaste en manos del enemigo, me has hecho caminar a campo abierto.

10.Ten piedad de mí, Señor, pues estoy angustiado; mis ojos languidecen de tristeza.

11.Mi vida se consume en la aflicción y mis años entre gemidos; mi fuerza desfallece entre tanto dolor y mis huesos se deshacen.

12.Mi enemigo se alegra, mis vecinos se horrorizan, y se espantan de mí mis conocidos: si me ven en la calle, se alejan de mí.

13.Se olvidaron de mí, como de un muerto, soy como un objeto inservible.

14.Oigo los cuchicheos de la gente, y se asoma el terror por todas partes. Se unieron todos en mi contra, tramaron arrebatarme la vida.

15.Pero yo, Señor, confío en ti, yo dije: Tú eres mi Dios.

16.Mi porvenir está en tus manos, líbrame de los enemigos que me persiguen.

17.Que sobre tu servidor brille tu rostro, sálvame por tu amor.

18.A ti clamé, Señor, no sea confundido; confundidos sean los impíos, lánzalos a la mansión del silencio.

19.Enmudece los labios embusteros, que hablan insolencias contra el justo con orgullo y desprecio.

20.Qué bondad tan grande, Señor, es la que reservas para los que te temen. Se la brindas a los que en ti esperan, a la vista de los hijos de los hombres.

21.En secreto, junto a ti los escondes, lejos de las intrigas de los hombres; los mantienes ocultos en tu carpa, y los guardas de las querellas.

22.Bendito sea el Señor, su gracia hizo maravillas para mí: Mi corazón es como una ciudad fuerte.

23.Yo decía en mi desconcierto: «Me ha arrojado de su presencia». Pero tú oías la voz de mi plegaria cuando clamaba a ti.

24.Amen al Señor todos sus fieles, pues él guarda a los que le son leales, pero les devolverá el doble a los soberbios.

25.Fortalezcan su corazón, sean valientes, todos los que esperan en el Señor.

Salmo 37

El Salmo 37 no es una alabanza a Dios, sino más bien una especie de consejo para nosotros mismos.

En este salmo evidenciamos las cosas que debemos evitar para no estar en falta con Dios, porque él es nuestro juez.

Por ejemplo, debemos evitar el enojo y aprender a confiar en Dios para constantemente obrar bien gracias a su gracia. Ya que, de seguir estos consejos en vida, podremos acortar nuestro tiempo de paso en el purgatorio.

Salmo 37

1.No te acalores, pensando en los malos ni envidies a los que cometen maldad.

2.Muy pronto se marchitarán como la hierba, se secarán como el verdor de los prados.

3.Confía en el Señor y haz el bien, habita en tu tierra y come tranquilo.

4.Pon tu alegría en el Señor, él te dará lo que ansió tu corazón.

5.Encomienda al Señor tus empresas, confía en él que lo hará bien.

6.Hará brillar tus méritos como la luz y tus derechos como el sol del mediodía.

7.Cállate ante el Señor y espéralo; no te indignes por el aprovechador, por el que atropella al pobre y al pequeño.

8.Calma tu enojo, renuncia al rencor, no te exasperes, que te haría mal.

9.Pues los malvados serán extirpados y tendrán la tierra los que esperan al Señor.

10.Sólo un momento y ya no está el impío, si buscas dónde estaba ya no lo encontrarás.

11.Los humildes heredarán la tierra y será grande su prosperidad.

12.El malo complota contra el justo, y rechina los dientes contra él.

13.Pero el Señor se burla de él, porque ve que le llega su hora.

14.Han desenvainado la espada los malvados y tensado su arco para matar al justo.

15.Pero su espada les traspasa el corazón y sus arcos se rompen.

16.Al que es justo le va mejor con poco que al malvado con toda su riqueza.

17.Porque al malo le quebrarán los brazos, en cambio a los justos los apoya el Señor.

18.El Señor cuida los días de los buenos, su herencia será eterna.

19.Cuando haya escasez no tendrán problemas y tendrán qué comer cuando arrecie el hambre.

20.Pero los impíos perecerán y sus hijos mendigarán el pan. Los que odian al Señor desaparecen como flores del prado, y se desvanecen como el humo.

21.El impío pide fiado y no devuelve, pero el justo es compasivo y comparte.

22.Los que él bendice poseerán la tierra, y los que él maldice serán eliminados.

23.El Señor guía los pasos del hombre; lo afirma si le gusta su conducta.

24.Si el bueno cae, no se queda en tierra, porque el Señor lo tiene de la mano.

25.Fui joven y ahora soy viejo, pero nunca vi a un justo abandonado.

26.No se ha cansado de dar y prestar: en sus hijos se notará la bendición.

27.Apártate del mal y haz el bien, y tendrás una casa para siempre.

28.Porque el Señor ama lo que es justo y no abandona jamás a sus amigos. Los pecadores perecerán para siempre y se acabará la raza de los malos.

29.Los justos poseerán la tierra y habitarán en ella para siempre.

30.Medita el justo los dichos de los sabios y si habla, expresa lo que es justo.

31.Con la ley del Señor en su corazón, sus pasos no vacilan.

32.El malvado anda espiando al justo y trata siempre de darle muerte.

33.Pero el Señor no lo deja en sus manos ni permite que sus jueces lo condenen.

34.Espera en el Señor y sigue su camino, él te librará de los impíos, y te mantendrá hasta que heredes la tierra; presenciarás la caída de los malos.

35.He visto al impío, vuelto tirano, elevarse como un cedro del Líbano.

36.Pasé de nuevo, pero ya no estaba, lo busqué, pero no lo encontré.

37.Observa al perfecto, mira al hombre recto: toda una posteridad tendrá el hombre de paz.

38.Los pecadores, en cambio, de una vez se irán, la raza de los malos será exterminada.

39.La salvación de los justos viene del Señor, él es su refugio en tiempos de angustia.

40.El Señor los ayuda y los libera, salva a cuantos confiaron en él.

Salmo 50

El salmo 50 nos enseña que no debemos tomar a Dios a la ligera y que nuestro agradecimiento y alabanza para él provengan realmente del corazón.

Esto quiere decir, que Dios es nuestro juez y es el único que puede juzgar a vivos y a muertos. Por esta razón, les advierte a los malvados a través de este salmo el considerar sus obras para que puedan arrepentirse de sus pecados en vida y poder purificar las penas en el purgatorio.

Salmo 50

3.Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa;

4.Lava del todo mi delito, limpia mi pecado.

5.Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado:

6.Contra ti, contra ti solo pequé, cometí la maldad que aborreces. En la sentencia tendrás razón, en el juicio resultarás inocente.

7.Mira, en la culpa nací, pecador me concibió mi madre.

8.Te gusta un corazón sincero, y en mi interior me inculcas sabiduría.

9.Rocíame con el hisopo: quedaré limpio; lávame: quedaré más blanco que la nieve.

10.Hazme oír el gozo y la alegría, que se alegren los huesos quebrantados.

11.Aparta de mi pecado tu vista, borra en mí toda culpa.

12.Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme;

13.no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu.

14.Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso:

15.enseñaré a los malvados tus caminos, los pecadores volverán a ti.

16Líbrame de la sangre, oh Dios, Dios, Salvador mío, y cantará mi lengua tu justicia.

17.Señor, me abrirás los labios, y mi boca proclamará tu alabanza.

18.Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.

19.Mi sacrificio es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias.

20.Señor, por tu bondad, favorece a Sión, reconstruye las murallas de Jerusalén:

21.Entonces aceptarás los sacrificios rituales, ofrendas y holocaustos, sobre tu altar se inmolarán novillos.

Salmo 101

Este Salmo nos enseña que, si buscamos a Dios, su palabra nos enseñará a vivir en rectitud, para que tanto en vida como después de muertos, podamos seguir recibiendo su amor y nos mire con ojos de compasión.

 

Salmo 101

1.Quiero cantar lo que es bueno y justo; para ti, Señor, será mi salmo.

2.Me entrenaré en el camino perfecto; pero tú, ¿vendrás a mí? No tendré más que rectas intenciones para actuar en mi casa.

3.Nada tendré en vista que pueda ser malvado. Odio el proceder de los extraviados, no permitiré que se me pegue.

4.Lejos de mí el corazón perverso, desconozco al malvado.

5.Al que denigra en secreto a su prójimo yo lo haré callar; al de ojos altaneros y corazón engreído no lo soportaré.

6.Buscaré a los leales del país para que vivan conmigo; al que sigue el camino perfecto lo pondré a mi servicio.

7.No morará en mi casa el que trama el engaño; el que anda con mentiras no comparezca en mi presencia.

8.Cada mañana acabaré con todos los malvados del país, para suprimir de la ciudad del Señor a todos los que hacen el mal.

Salmo 129

El salmo 129 se conoce como un salmo de esperanza y de confianza en Dios todopoderoso. Además, en este salmo imploramos su divina misericordia reconociendo que somos pecadores.

1.Me han atacado mucho desde joven, que lo diga Israel;

2.me han atacado mucho desde joven, pero no me vencieron.

3.Sobre mi espalda araron labradores, abrieron largos surcos,

4.pero el Señor, el justo, él cortó las cuerdas de los malos.

5.Que sean humillados y rechazados todos los que odian a Sión;

6.que sean como la hierba de los techos que se seca antes que la arranquen,

7.que no le llena la mano al segador ni su regazo al que amarra las gavillas.

8.Que tampoco digan los que pasan: «¡Que el Señor los bendigan! ¡En nombre del Señor los bendecimos!

Salmo 142

El Salmo 142 es un modelo de oración de clemencia, para aquellas personas que se sienten muy angustiadas, pero que sin importar que esto suceda, confían en Dios, porque saben que él es quien conoce sus sendas.

Imagínenos cómo deben sentirse las almas en el purgatorio sufriendo castigos para purificar sus pecados.

Por eso, es importante que de corazón clamemos a Dios en vida por su protección y amor, y que a su vez confiemos en que él conoce cada uno de nuestros senderos, y nos ayude a salir de cualquier situación difícil que en ellos se presente.

1.Con mi voz clamaré a Jehová; >Con mi voz pediré a Jehová misericordia.

2.Al Señor le imploro a grandes voces, al Señor le suplico a grandes voces.

3.En su presencia explayo mi lamento y ante él relato mi aflicción.

4.cuando en mí desfallece mi espíritu, pero tú, ¿no conoces mi sendero? En el camino por donde pasaba ocultaron una trampa.

5.Dirige a la derecha tu mirada y ve cómo ninguno me conoce. Lejos de mí está cualquier refugio, nadie se preocupa de mi vida.

6.¡A ti clamo, Señor, a ti te digo: Tú eres mi esperanza, ¡mi parte en la tierra de los que viven!

7.Atiende a mi clamor porque estoy muy decaído. Ponme a salvo de mis perseguidores, que son más fuertes que yo.

8.Sácame de la prisión para que dé gracias a tu Nombre. una ronda hará los justos en torno a mí al saber los favores que me has hecho.

Novena a las Benditas Almas del Purgatorio

Novena a las Benditas Almas del Purgatorio

La novena a las benditas almas del purgatorio es un proceso de oración continua en el que rezamos por el descanso eterno de sus almas, le pedimos a Dios que las saque de penas y que las lleve a descansar; a cambio de obtener por parte de ellas una gracia, favor especial o la protección de tu propia alma a cambio de nuestras oraciones y luz ofrecida en la novena.

Este proceso de oración se realiza de la siguiente manera, debemos decir: “Novena a las Benditas Almas del Purgatorio”, nos persignamos, rezamos el acto de contrición y hacemos el ofrecimiento de la novena (Pedir por la salud, por el amor, por el dinero, por la protección de tu alma, por la liberación del alma de un ser especial, etc.).

Luego, debemos rezar las oraciones de la novena en el siguiente orden:

  1. Oración para todos los días.
  2. Consideración del día.
  3. Lamento a las benditas ánimas.
  4. Oración Final.

Oración para Todos los Días

La oración para todos los días es una plegaria de iniciación y de preparación, en la que le pedimos a Dios que se acuerde de estas pobres almas que sufren en el purgatorio, para que las ayude a salir de ese tormento y les brinde el descanso eterno.

¡Padre celestial! ¡Padre amorosísimo! que para salvar las almas quisisteis que vuestro Hijo unigénito, haciéndose hombre, ¡se sujetase a la vida más pobre y mortificada y derramase su sangre en la cruz por nuestro amor!

¿Cómo dejarías sufrir largo tiempo en el purgatorio a unas almas que tanto costaron a Jesucristo y que son vuestras hijas amadísimas?

¿Cómo permitirías que fuese malograda sangre de tan gran valor?

Compadeceos, pues, de estas pobrecitas almas y libradlas de sus penas y tormentos.

 Compadeceos también de la mía y libradla de la esclavitud del vicio. Y si vuestra justicia pide satisfacción por las culpas cometidas yo os ofrezco por las obras buenas que haga en este novenario.

¡Ah!, de ningún valor, son en verdad; pero las uno con los méritos infinitos de vuestro Hijo divino, con los dolores de su Madre Santísima y con las virtudes heroicas de cuantos han existido en la tierra. Miradnos a todos, vivos y difuntos, con ojos de compasión y haced que celebremos un día vuestras misericordias en el eterno descanso de la gloria.

Amén.

Consideración del Día 1

La oración a las almas de este primer día nos hace reflexionar sobre nuestras acciones en la tierra y el tiempo de castigo en el purgatorio que esto conlleva.

Muchas son las penas que sufren las benditas almas del Purgatorio, pero la mayor de ellas consiste en pensar que por los pecados que cometieron en vida han sido ellas mismas la causa de sus propios sufrimientos.

¡Oh Jesús, Salvador mío!, yo que tantas veces he merecido el infierno, ¿cuánta pena no experimentaría ahora, si me viese condenado al pensar que yo mismo había sido la causa de mi condenación? Gracias os doy por la paciencia que conmigo habéis tenido, dadme gracia para apartarme de las ocasiones de ofenderos y tened piedad de las almas que sufren en aquel fuego por causa mía.

Y Vos, ¡Oh María, Madre de Dios! socorredlas con vuestros poderosos ruegos.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 2

Es importante reconocer que Dios nos regala tiempo en esta vida terrenal, para que sepamos aprovecharla y obtener los méritos necesarios para poder ir al cielo.

Por eso, en este segundo día de oración a las almas del purgatorio, le damos gracias a Dios por el tiempo que nos regala para poder remediar cualquier daño hecho. Además de rogarle por el descanso eterno de todas estas almas que sufren a causa de los malos actos realizados en vida.

La segunda pena que aflige en alto grado a estas benditas almas es el tiempo que en vida perdieron, durante el cual habrían podido adquirir mayores méritos para el cielo, y el pensamiento de que esta pérdida es para siempre irreparable terminando con la vida el tiempo de merecer.

¡Infeliz de mí, oh Señor, que por espacio de tantos años he vivido en la tierra no mereciendo sino los castigos del infierno!

Gracias os doy porque todavía me concedéis tiempo para remediar el mal que he hecho y el bien que he dejado de hacer.

Concededme vuestro socorro para que lo que me queda en vida, lo emplee únicamente en serviros y en amaros.

Tened piedad de mí y de esas almas benditas que arden en el Purgatorio por no haber empleado como debían el tiempo que vos les disteis para su santificación.

Y Vos, ¡oh María, Madre de Dios! socorredlas con vuestros poderosos ruegos.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 3

La oración a las almas de este tercer día es muy reflexiva, porque nos enseña que debemos ser consientes que en vida no reconocemos la gravedad y la fealdad del pecado.

Sin embargo, después de muertos debemos tratar de limpiar estas penas en el purgatorio y sufrir terribles castigos por ello.

Por esta razón, evitemos ofender a Dios en vida, para que nuestro paso por el purgatorio no sea tan largo y espantoso.

Otra de las mayores penas que afligen a esas benditas ánimas es la vista espantosa de los pecados que están expiando.

En la vida presente no se conoce la fealdad del pecado, pero bien se conoce en la otra, y este conocimiento es uno de los más vivos dolores que sufren las almas en el Purgatorio.

¡Oh Dios mío!, os amo sobre todas las cosas porque sois infinita bondad; lamento con todo mi corazón el haberte ofendido; concededme la santa perseverancia; tened piedad de mí y de aquellas santas almas atormentadas con la vista de los pecados que no quisieron evitar y cometieron sin horror.

Y Vos ¡Oh María, Madre de Dios! socorredlas con vuestros ruegos poderosos y rogad también por nosotros que estamos aún en peligro de condenarnos.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 4

Es increíble como la oración a las almas de este cuarto día nos demuestra cómo sufren las ánimas en el purgatorio, a causa de la misma culpa que sienten al haber disgustado a un Dios tan amoroso en vida.

Esta culpa las aflige porque se arrepienten de no haber aprovechado cada momento que Dios les regaló en la vida terrenal para amarlo, alabarlo y glorificarlo. Pues él es un Dios bondadoso.

Una de las penas que más afligen a aquellas almas, esposas de Jesucristo, es el pensar que, en vida, por sus culpas, disgustaron a aquel Dios a quien tanto aman.

Se han visto penitentes morir de dolor al pensar que habían ofendido a un Dios tan bueno.

Mucho mejor que nosotros conocen las almas del Purgatorio cuán amable es Dios y por consiguiente lo aman con todas sus fuerzas; por eso, al pensar que lo disgustaron en la vida, experimentan un dolor superior a todo otro dolor.

¡Oh, Dios mío!, y yo que os ofendo con tanta facilidad, sin que me mueva lo mucho que habéis hecho por mí, ni las penas que me esperan en el Purgatorio; tened piedad de mí y de aquellas santas almas que arden en ese fuego por el desprecio que hicieron de las faltas veniales y que ahora os aman de todo corazón.

Y Vos, oh María, protegednos a nosotros para que acertemos a llevar vida perfecta y socorredlas a ellas para que mitiguen sus dolores.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 5

Si tratamos de vivir bajo la gracia de Dios, estamos evitando sufrir demasiado en el purgatorio bajo ese fuego abrazador.

Tal como lo dice la oración a las almas de este quinto día, la cantidad de tiempo que un alma dura en el purgatorio, es directamente proporcional a la cantidad de malas acciones realizadas en vida.

Otra de las grandes penas que afligen a aquellas benditas almas es el sufrir aquel fuego sin saber cuándo tendrán fin sus tormentos.

Es verdad que tienen la certidumbre de verse un día libres de ellos; pero la incertidumbre del tiempo en que se habrán de acabar, les causa un gravísimo tormento.

¡Oh, Señor, qué desgracia tan grande sería la mía si me hubieseis enviado al infierno, a esa cárcel de tormentos, ¡teniendo la seguridad de no salir de ella jamás! Gracias os doy conmigo; perdonadme, que quisiera antes morir que volver a ofenderos.

Tened piedad de mí y de las benditas almas que en la tierra no han temido bastante las penas del Purgatorio.

Y Vos, oh Madre de Dios y Madre mía, socorredlas con vuestro poder y abreviad el tiempo que las espera de la eterna posesión de Dios.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 6

Con la oración a las almas de este sexto día de oración, podemos ver que estás ánimas en el purgatorio sufren al recordar que Jesús murió por ellas en la cruz y no fueron realmente agradecidas con él en vida.

Por esta razón, debemos apreciar cada amanecer, agradecer a Dios por todo lo que nos otorga y evitar hacer actos de maldad que lo lleguen a ofender.

Cuanto mayor es el consuelo que aquellas benditas almas les causa el recuerdo de la Pasión de Jesucristo, por cuya virtud se salvaron, y del Santísimo Sacramento del Altar, que les proporcionó y aún les proporciona tantas gracias, por medio de misas y comuniones tanto más les atormenta el pensamiento de no haber correspondido en vida a estos dos grandes beneficios del amor de Jesucristo.

¡Oh Dios mío! Vos moristeis también por mí, y os habéis dado muchas veces a mí en la sagrada comunión, y yo siempre os he correspondido con negra ingratitud; más ahora os amo sobre todas las cosas, ¡oh Supremo Bien mío! me arrepiento muy de todo corazón de haberos ofendido y con vuestra gracia propongo la enmienda. Dádmela Señor, y tened piedad de mí y de las almas que arden en el fuego del Purgatorio por la poca estima que hicieron de vuestra dolorosa pasión y por las comuniones omitidas por negligencia, o hechas con tibieza.

Y Vos, oh María, Madre de Dios y Madre nuestra, interceded por ellas para que obtengan el perdón.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 7

Si somos católicos y hemos recibido el sacramento del bautismo, la confirmación e incluso el haber nacido en un país católico y no haber aprovechado esas oportunidades para alabar a Dios y estar en gracia con él; entonces estás culpas tendrán que ser purificadas en el purgatorio.

Aumentan también las penas de aquellas benditas almas, todos los beneficios particulares que recibieron de Dios, como el haber recibido el bautismo, el haber nacido en país católico, el haberle esperado Dios a penitencia y alcanzar el perdón de sus pecados tantas veces; porque todos esos favores les hacen conocer mejor la ingratitud con que han correspondido a Dios.

Pero, ¡Dios mío! ¿quién ha sido más ingrato que yo? Vos me habéis esperado con tanta paciencia, me habéis perdonado tantas veces con amor, y yo, después de tantas promesas, os he vuelto a ofender. No me arrojéis al infierno porque os quiero amar y en el infierno no podría hacerlo. Tened lástima de mi alma y piedad de las del Purgatorio, que por sus muchas culpas se han hecho menos acreedoras a vuestra misericordia.

Y Vos, oh Madre de misericordia, mitigad con vuestro poder sus sufrimientos.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 8

Nuestro Dios es un ser omnipotente y misericordioso, que aún sabiendo que hemos pecado y hemos llevado una vida alejada de su gracia divina. Nos da la oportunidad de limpiar nuestras almas en el purgatorio, solo si realmente nos arrepentimos de nuestros pecados antes de morir.

Una de las penas que en extremo es amarga para aquellas benditas almas, es el pensar que durante su vida le fallaron a un Dios lleno de mucha misericordia. Pues ellas con sus pecados le obligaron a que las condenara al infierno, aunque después por su misericordia las haya perdonado y salvado, viéndolas arrepentidas.

Vedme aquí, ¡oh Dios mío! Yo soy uno de aquellos ingratos que después de haber recibido de Vos tantas gracias, he despreciado vuestro amor y os he obligado a condenarme al infierno. Gracias os doy por la misericordia y paciencia que habéis tenido en esperarme, me arrepiento con toda mi alma de haberos ofendido, y propongo la enmienda con vuestra gracia. Tened piedad de mí y de aquellas benditas almas que habiendo podido llegar a un alto grado de perfección en la tierra, merecen ahora estar más tiempo en el Purgatorio por sus continuas infidelidades a los llamamientos a vuestra gracia.

Y Vos, Virgen fidelísima, interponed vuestros méritos en su favor.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Consideración del Día 9

Las almas en el purgatorio solo quieren encontrar el camino para llegar al reino de los cielos y poder contemplar a un Dios amoroso y omnipotente, del cual fueron separadas por su egoísmo en su paso por la vida terrenal.

Por eso, la oración a las almas de este noveno día, nos recuerda nuevamente que, si no vivimos en gracia con Dios, probablemente pasemos más tiempo separados de él en nuestro paso por el purgatorio.

Grandes son las penas que sufren aquellas santas almas: el fuego, el tedio, la oscuridad, la incertidumbre del tiempo en que han de verse libres de aquella cárcel; pero de todas, la mayor para esas santas esposas, es la de verse separadas de su divino Esposo y privadas de su vista y presencia.

¡Oh Dios mío! ¿cómo he podido yo vivir tantos años lejos de Vos, privado de vuestra gracia? ¡Oh Bondad infinita! os amo sobre todas las cosas, me arrepiento con todo mi corazón de haberos ofendido y quisiera antes morir que volver a ofenderos.

Concededme la santa perseverancia y no permitáis que vuelva a caer otra vez en vuestra desgracia. Os suplico tengáis piedad de las almas del Purgatorio, especialmente las de mis padres, mis hermanos, mis parientes, mis amigos… y de todos aquellos por quienes mi corazón y mi conciencia me obligan a pediros con más empeño; que no sea por mi indiferencia o por mis culpas por lo que ellas permanezcan allí alejadas de Vos. Abreviad el tiempo de su destierro y admitidlas cuanto antes a la dicha de amaros para siempre en el cielo.

Y Vos, ¡oh dulce Virgen María, consoladora de los afligidos, Madre de nuestro Salvador Jesús y de todos los fieles. Vos sois también la Madre de las pobres almas que sufren en el Purgatorio, yo imploro con confianza la inmensa bondad de vuestro Corazón y os ruego intercedáis con vuestro divino Hijo, para que, por los méritos de su santo sacrificio en la cruz, obtengan el alivio y la libertad a que aspiran. Así sea.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Lamentos a las Benditas Almas del Purgatorio

Los lamentos a las benditas almas del purgatorio son rimas dedicadas especialmente a Dios, para que saque a estas almas de sus penas y las lleve a descansar.

Oíd, mortales piadosos, y ayudadnos a alcanzar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

¡Oh vosotros, caminantes, suspended, oíd, parad, bastará sólo el oírnos a mover vuestra piedad! Hoy pide nuestra aflicción que queráis cooperar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

No hay dolor, tormento, pena, martirio, cruz ni aflicción, que lleguen a ser pintura de nuestra menor pasión; solo alivia nuestros males de vuestro amor esperar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Aquí estoy en purgatorio de fuego en cama tendido, siendo mi mayor tormento la ausencia de un Dios querido, padezco sin merecer, por mí no basta alcanzar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

¡Ay de mí, ay, Dios severo, ay llama voraz, activa, ay bien merecido fuego, ay conciencia, siempre viva, ¡ay justicia, que no cesa, ay cuándo se ha de acabar! Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

¡Ay culpa, lo que me cuestas, no imaginé tu fiereza, pues con tal tormento pago lo que juzgué ligereza! ¡Cielos, piedad, basta, cielos! ¿Cuándo el día ha de llegar? Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Todo lo que aquí padezco, es justo, santo y debido, pues no se purga con menos, haber a un Dios ofendido, ¡Ay, que puede no ofenderle! ¡Ay, que no hay más que esperar! Que Dios las saque de penas, y las lleve a descansar.

Padres, hermanos, amigos: ¿dónde está la caridad? ¿Favorecéis a un extraño y para mí no hay piedad? ¡Ea, venga una limosna, siquiera sea el rogar! Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Hijo ingrato que paseas tan ricamente vestido, y a costa de mis sudores descansas en tanto olvido: ¡mira a tu padre quemando, y lo puedes remediar! Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Quizá en ti sería arbitrario, no obligación de justicia; pues no cumples testamento, aquí estoy por tu malicia; abre los ojos, despierta, paga, haciendo acelerar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Hermanos en Jesucristo, los que oís estos suspiros, si queréis, podéis sacarnos de estos lóbregos retiros, a la Virgen y a los santos pedidles quieran mediar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

De Getsemaní en el Huerto sangre sudó el Redentor, contemplando de estas penas el gran tormento y rigor: al Padre Eterno se ofrece, no cesando allí de orar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

En vista de tal piedad, no te olvides, oh mortal, de este pío camposanto, cementerio de hospital; sigue, pues, la cofradía que tierna te insta a clamar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Atiende y mira, cristiano, aquí en este cementerio, tal vez tus padres y deudos esperan de ti el remedio; sufragios y sacrificios te suplican sin cesar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Fieles cristianos, amigos, dad crédito a estos lamentos, obrad bien, fuera culpas, para huir de estos tormentos. ¡Socorro, piedad, alivio! concluimos con gritar.

Oíd mortales piadosos y ayudadnos a alcanzar: Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar.

Oración Final

La oración final es una plegaria de cierre, en la que nuevamente le pedimos a Dios que les otorgue el descanso eterno a esas almas que se encuentran sufriendo en el purgatorio a causa de sus pecados.

Recibid, Señor Dios mío, cuantos sacrificios os ha ofrecido y ofrece hoy por todo el mundo vuestra santa esposa, la santa Iglesia, y os suplico los apliquéis al alivio y descanso de las afligidas almas por quienes hago esta novena.

Por los acervos dolores de vuestra Madre Santísima en el día de vuestra dolorosa Pasión, dadles, Señor, refrigerio.

Convertid a los pecadores, salvad a los agonizantes y a mí concededme la santificación en mi estado y la gracia particular que os pido, si es de vuestro beneplácito.

Amén.

Los Cien Réquiem por las almas del Purgatorio

Los Cien Réquiem es una piadosa devoción de las antiguas carmelitas para pedir por el eterno descanso de las benditas ánimas del purgatorio.

El que realicemos oraciones por las benditas almas del purgatorio es algo muy valioso para Dios. Por eso, los cien réquiem es una excelente manera de ser bondadosos con estas almas en pena; ya que cuenta como un rosario realizado exclusivamente para salvar sus almas.

En este caso, las 100 réquiem se rezan de la siguiente manera:

  1. Nos persignamos y rezamos un Padre Nuestro.
  2. Luego, debemos repetir 10 veces lo siguiente: Dales señor el descanso eterno y brille para ellas la luz perpetua.
  3. Rezar la Jaculatoria: «Almas santas, almas purgantes, rueguen a Dios por nosotros, que nosotros rogaremos por ustedes para que Él les de la gloria eterna».
  4. Realizar la ofrenda: «Padre eterno, te ofrecemos la sangre, pasión y muerte de Jesucristo, los dolores de la Santísima Virgen y los de San José, por la remisión de nuestros pecados, la libertad de las almas del Purgatorio y la conversión de los pecadores».
  5. Finalmente, después de haber realizado los pasos 1,2,3 y 4 diez veces consecutivas; entonces, puedes rezar la oración final.

Oración final de los cien Réquiem

Desde el profundo abismo de mis penas  a Ti clamo, Señor, de noche y día; oye, mi Dios, los incesantes ruegos de un corazón contrito que se humilla.
Estén gratos y atentos tus oídos a mi voz lamentable y dolorida: a Ti mis ayes y gemidos lleguen pues a escucharlos tu piedad se inclina.
¿Si siempre airado tus divinos ojos sobre las culpas de los hombres fijas, quién estará confiado en tu presencia, confundiéndonos sólo ante tu vista? Más la eterna palabra de tu seno que aplaque espero tus terribles iras; porque son inefables tus promesas y con tus gracias pecador invitas.

Así aunque mi alma acongojada gime contemplando el rigor de tu justicia, por tu palabra la indulgencia espera, de que la hacen culpas tan indigna.
¡Oh pueblo electo! De mañana y noche, en todos tus peligros y fatigas,  acógete al Señor con la confianza que en su ley soberana nos intima. Porque es inagotable su clemencia; se muestra con los flacos compasiva; de todas sus miserias los redime,y siempre que le claman los auxilia.
Este Dios abrevie el tiempo en que logre Israel su eterna dicha cuando de tus pecados la liberte,que con tanto rigor la tiranizan.

Encomendémonos ahora a las almas del Purgatorio y digamos:
¡Almas benditas! nosotros hemos rogado por vosotros que sois tan amadas de Dios y estáis seguras de no poderlo más perder: rogadle por nosotros miserables que estamos en peligro de condenarnos para siempre.
¡Dulce Jesús, dad descanso eterno a las benditas almas del Purgatorio¡

Semana de oración por la salvación de las almas del purgatorio

Dedicar una semana de oración exclusivamente para pedir por la salvación de las almas del purgatorio es un acto de generosidad hacia nuestros muertos y con todas aquellas almas que no tienen quien rece por ellas y las ayude a encontrar el camino al cielo.

Por eso, si te gustaría dedicar una semana de oración por la salvación de las almas del purgatorio; entonces a continuación, te dejaremos una oración para cada día de la semana.

Semana de oración por la salvación de las almas del purgatorio

Domingo

¡Oh Señor, Dios omnipotente, te ruego, por la Preciosa Sangre que tu Divino Hijo Jesús derramó en el jardín, que tomes las almas del purgatorio. Especialmente aquellas almas abandonadas y llévalas a Tu gloria, donde puedan alabarte y bendecirte para siempre.

Amén.

Lunes

¡Oh Señor! Dios omnipotente, te ruego, por la Preciosa Sangre que tu Divino Hijo Jesús derramó en su cruel flagelación, que liberes a las almas del purgatorio.

Especialmente, te pido por la liberación de las almas más cercanas a tu gloria, para que pronto puedan alabarte y bendecirte por siempre.

Amén.

Martes

¡Oh Señor! Dios omnipotente, te suplico  por la Preciosa Sangre que Tu Divino Hijo Jesús derramó en su amarga coronación de espinas, que  liberes a todas las benditas almas del purgatorio.

Te pido especialmente por aquellas almas que más necesitan de nuestras oraciones, para que no se demoren mucho en alabarte en tu gloria y bendecirte para siempre.

Amén.

Miércoles

¡Oh Señor! Dios omnipotente, te suplico, por la Preciosa Sangre que Tu Divino Hijo Jesús derramó en las calles de Jerusalén mientras que llevaba sobre sus hombros sagrados la pesada carga de la Cruz, que liberes a las almas del purgatorio.

Te pido que tengas especial consideración por aquellas almas ricas en méritos ante tus ojos; para que, luego de haber alcanzado pronto el lugar alto en la gloria al que están destinadas, puedan alabarte triunfalmente y bendecirte para siempre.

Amén.

Jueves

¡Oh Señor! Dios omnipotente, te suplico, por el Precioso Cuerpo y la Sangre de Tu divino Hijo Jesús que Él mismo, la noche anterior a su Pasión, dio como comida y bebida a sus amados Apóstoles y legó a su Santa Iglesia para que fuera el sacrificio perpetuo y el alimento vital de su pueblo fiel, que liberes a las benditas almas del purgatorio.

Mira y acuérdate especialmente de aquellas almas que más se consagraron a Tu Misterio de amor infinito en la tierra; para que puedan encontrar el camino al cielo y alabarte, junto con Tu divino Hijo y el Santo Espíritu en tu gloria por siempre.

Amén.

Viernes

¡Oh Señor! Dios omnipotente, te suplico, por la Preciosa Sangre que Tu Divino Hijo Jesús derramó este día en el árbol de la Cruz , especialmente de Sus sagrados pies y manos, que liberes a todas las benditas almas del purgatorio.

Te pido que tengas especial compasión por aquellas almas para las que estoy más obligado a orar, para que yo no sea la causa que te impide admitirlo rápidamente en posesión de Tu gloria, donde puede alabarte y bendecirte por siempre.

Amén.

Sábado

¡Oh Señor! Dios omnipotente, te suplico, por la Preciosa Sangre que brotó del costado sagrado de tu divino Hijo Jesús en presencia, y para el gran dolor, de su Santísima Madre, que liberes a las benditas almas del purgatorio.

Especialmente te pido que te acuerdes de aquellas almas que han sido más devotas a ti y realizaron buenas acciones en vida; para que puedan llegar rápidamente a Tu gloria, para alabarte en ella a través de todas las edades.

Amén.

¿Por qué debemos orar por las Benditas Almas del Purgatorio?

Orar por las almas del purgatorio es un acto de bondad que tenemos con aquellas almas olvidadas; ya que ellas solas no pueden purificar sus penas, para puedan conseguir el descanso eterno.

Motivo por el cual, dedicar con mucha fe una oración a las almas del purgatorio e incluso realizar el ofrecimiento de una vela para ellas, las ayudará a soportar y mitigar su doloroso proceso de purificación.

Si dedicas una oración a las almas te sentirás más alegre; además, el difundir esta práctica es algo de suma importancia, porque recuerda que, si morimos en paz con Dios, tendremos la oportunidad de purgar nuestras penas para poder gozar finalmente de su presencia.

Finalmente, no olvides que incluso cuando un familiar muere, tendrá que pasar por el purgatorio; y, por ende, el poder de la oración de sus familiares unidos es muy poderoso para ayudarlo a soportar este estado temporal.

Para concluir, te recordamos que en todofe.com encontrarás la mejor colección de oraciones católicas u oraciones con razones específicas, bien sea para encontrar objetos perdidos, oraciones de sanación, para el trabajo, etc.

No olvides vivir para agradar a Dios y, de esta manera, evitar un largo sufrimiento en el purgatorio.